La UE le da respiro a Gran Bretaña y prorroga otra vez el Brexit

Boris Johnson, ayer, al salir de Downing Street
Boris Johnson, ayer, al salir de Downing Street Fuente: AFP
Bruselas acordó como fecha de salida el 31 de enero; el Parlamento rechazó el pedido de Boris Johnson de elecciones anticipadas en diciembre
Luisa Corradini
(0)
29 de octubre de 2019  

PARÍS.- La inagotable saga del Brexit se anuncia esta semana más agitada y complicada que nunca. La Unión Europea (UE) aceptó ayer acordar un plazo suplementario de tres meses a Londres hasta el 31 de enero, pero el Parlamento volvió a rechazar anoche el pedido de Boris Johnson de organizar elecciones anticipadas en diciembre. Lejos de darse por vencido, el primer ministro británico parece decidido a apoyar el proyecto de comicios de ciertos diputados de la oposición para seguir adelante.

"¡Esta cámara no puede seguir manteniendo al país como rehén!", se indignó anoche Johnson en la Cámara de los Comunes, después de que los legisladores le negaron, por tercera vez, el apoyo necesario para organizar elecciones anticipadas el 12 de diciembre.

Incluso con la abstención del laborismo, principal partido de oposición, el proyecto del primer ministro obtuvo una confortable mayoría de 299 votos a favor y 70 en contra. El problema es que, para ser adoptado, necesitaba dos tercios de la cámara -o sea 434 diputados-, según establece la llamada Fixed Terms Parliament Act.

El martes último, después de haber puesto en "pausa" el debate del proyecto de ley de aplicación del acuerdo de salida de la UE, Johnson había condicionado la continuación de su estudio a que los Comunes aceptaran ayer elecciones anticipadas el 12 de diciembre.

El equipo del primer ministro teme que el texto sea enmendado, desmembrado o condicionado a un referéndum y considera que la mejor salida para concretar el Brexit sin tocar lo acordado es a través de elecciones anticipadas.

Según algunos especialistas, el gobierno británico da tanta importancia a esos comicios que Dominic Cummings, consejero especial y monje negro de Boris Johnson, habría afirmado que "habrá una votación sobre la cuestión el lunes, el martes, el miércoles y el jueves" si fuera necesario.

Ayer, en todo caso, nadie se hacía demasiadas ilusiones. Los laboristas, segunda fuerza política, dejaron en claro que no votarían la propuesta, conscientes de que el Partido Conservador del primer ministro les lleva una considerable ventaja en las encuestas. La justificación de su líder, Jeremy Corbyn, es la necesidad de ver desaparecer completamente el riesgo de un "no deal" antes de ir a las urnas.

La intriga se había complicado, sin embargo, el sábado, cuando otros partidos menores de oposición, como los liberales demócratas y el escocés SPN, apresurados para aprovechar en las urnas los beneficios que les prometen los sondeos gracias a sus posiciones radicales anti-Brexit o independentistas, propusieron su propia estrategia parlamentaria para obtener unas elecciones anticipadas, esta vez para el 9 de diciembre.

¿Por qué el 9 y no el 12 de diciembre? Porque esa fecha no dejaría tiempo suficiente para adoptar el proyecto de aplicación del acuerdo de salida antes de que el Parlamento sea disuelto, lo que debe suceder como mínimo 25 días hábiles antes de la elección.

En todo caso, si hoy el primer ministro y sus legisladores conservadores lo apoyan, ese proyecto tiene todas las chances de ser adoptado. Único problema: el primer ministro tendrá que abandonar su ambición de hacer adoptar su acuerdo de divorcio con la UE antes de que comience la campaña electoral.

A última hora, Corbyn pareció sugerir que estaba dispuesto a apoyar la propuesta de los liberales demócratas. "Estudiaremos con atención toda legislación sobre una elección anticipada", dijo, agregando que la fecha debía ser "cuidadosamente escogida para evitar que Johnson la utilice en beneficio de sus objetivos".

Ayer, después de muchas cavilaciones y en un esfuerzo suplementario para evitar un "no deal", los otros 27 miembros de la UE acordaron otorgar un plazo suplementario a Londres para el Brexit, hasta el 31 de enero de 2020.

"La decisión será formalizada por escrito, sin necesidad de una cumbre europea especial", afirmó en un tuit Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.

En ese contexto, un nuevo término se agregó ayer al nutrido vocabulario originado por el Brexit: flextension. Léase, "extensión flexible". Si Boris Johnson consigue hacer adoptar definitivamente por el Parlamento la ley de aplicación del acuerdo con Bruselas, el Reino Unido podrá salir del bloque antes del 31 de enero.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.