Los países que antes querían entrar al euro ahora lo miran de reojo