Conmoción. Masacres y racismo, dos males de EE.UU., se combinaron en una tragedia