México: noqueó a un ladrón y se sacó una selfie para mostrarlo

El hecho ocurrió en Puebla
El hecho ocurrió en Puebla Crédito: Twitter
(0)
26 de septiembre de 2019  • 18:22

Un hombre en México noqueó a un ladrón y se sacó una selfie con él para mostrarlo en redes sociales . La publicación, realizada en Twitter en la cuenta @RodadasPuebla, generó indignación de parte de muchos usuarios.

"¿Adivinen a qué ciclista le acaban de querer robar su bicicleta?", tuiteó el hombre. "Así quedó el cabrón ladrón después de la madriza que le puse", agregó, junto a una serie de fotos con el ladrón y con oficiales de policía.

"Da orgullo -uno insano- darle en la madre a quien pretende despojarnos de muestras pertenencias. Y en la mayor parte de la historia de la humanidad, la pena era la muerte. Nos hemos civilizado", dijo el hombre ante la crítica de otro usuario.

"Se ve muy peligroso el ratero", indicó otro usuario. "Pues uno nunca sabe", respondió el hombre, que relató el episodio:

"Estaba dejando un paquete en la paquetería, siempre o la meto (a la bici) o la amarro, dependiendo cuánta gente hay dentro. Hoy la cola se salía del local, así que solo la apoyé en la puerta de vidrio".

"Un rato después que entré, vi dos manos tomar mi manubrio y empezar a cargar mi bici para darse la vuelta. Salí, moderadamente rápido, tampoco con demasiada prisa, di la vuelta dejándolos con la pared atrás, y. francamente no recuerdo qué dije, el efecto adrenal ya estaba funcionando, pero sí le dije algo, un '¿qué chingadas estás haciendo?' probablemente, y en lo que me veía, dejaba la bici y decidía si huir o no, mi paquete -una caja grande que traía en una de esas bolsas verdes que salvan al planeta- se impactaba con fuerza en su cara y cabeza desde arriba".

"El golpe le resultó completamente inesperado, y mientras trataba de subir su guardia -subir las manos, nomás, para quienes no sabemos pelear formalmente- ya le estaban lloviendo derechazos de mi parte en los hombros y espalda media y baja, mucho más pues se agachó para protegerse la cara".

"El ratero ya estaba en el piso, medio sentado medio en cuclillas, y, pues la verdad es que siempre había tenido la sádica curiosidad sobre cómo sería patear a alguien con botas de casquillo, así que, pues a patearlo con botas de casquillo".

"Al verlo irse renqueando, pensé fugazmente en esperar a que se fueran las patrullas y round 2, pero solo fugazmente".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.