Montesinos provocó otra crisis en Perú

En rechazo, renunció el vicepresidente; creen que el polémico ex hombre fuerte busca forzar la aprobación de una amnistía.
(0)
24 de octubre de 2000  

LIMA.- El inesperado retorno al país del polémico Vladimiro Montesinos, ex asesor de Inteligencia de Alberto Fujimori, agudizó ayer la grave crisis política en Perú, provocó la renuncia del vicepresidente Francisco Tudela y desató fuertes rumores sobre la amenaza de un golpe militar.

Aunque anoche se desconocía aún su paradero, Montesinos arribó en la madrugada de ayer a Perú, proveniente de Panamá y con previa escala en Ecuador, en un avión sin autorización para volar cielo peruano.

El jet privado fue desviado hacia Pisco, donde el ex hombre fuerte del país permaneció varias horas a la espera de poder viajar a Lima.

Según Renato Pereira, abogado de Montesinos, el ex asesor "recibió serias amenazas de muerte de Sendero Luminoso" y decidió marcharse de Panamá, donde esperaba desde hacía tres semanas recibir asilo, "porque aquí tenía una precaria seguridad".

En medio de conjeturas sobre un regreso apoyado por la cúpula militar peruana, el presidente Alberto Fujimori reunió a su gabinete y luego recorrió varios cuarteles para encontrarse con los mandos de las fuerzas armadas.

Aunque el primer mandatario mantuvo el silencio durante todo el día, su jefe de gabinete, Federico Salas, advirtió: "Montesinos no tiene juicio abierto en el país y no hay trabas para que regrese; es un ciudadano libre".

Al tiempo que se reunía con la cúpula militar, sus seguidores se apuraron a rechazar las versiones que indicaban que Montesinos habría regresado para encabezar un golpe.

La presidenta de la Comisión de Defensa del Congreso, la oficialista Martha Chávez, descartó que la presencia de Montesinos en el país se deba a "una conjura o un intento de presionar al presidente" para que lo "limpie" de un eventual proceso judicial.

Según la radio limeña CPN, el ex jefe del Servicio Nacional de Inteligencia coordinó su regreso a Perú con el ministro de Defensa, Carlos Bergamino, en cinco charlas telefónicas durante el fin de semana. En una de ellas, Bergamino habría comunicado a Montesinos que "ya todo está hablado" para que regresara.

El ministro de Defensa es desde el sábado centro de la polémica por ser uno de los propulsores de la ley de amnistía para los militares peruanos acusados de abusos en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Como jefe de Inteligencia, Montesinos encabezó durante la última década la lucha contra Sendero Luminoso.

El gobierno condicionó, el sábado pasado, la realización de elecciones generales en 2001 a que la oposición acepte ampliar la ley de amnistía.

"Creo que Montesinos tiene interés particular en que el tema de la ley de amnistía se discuta", afirmó el defensor del pueblo, Jorge Santistevan.

Dimite un funcionario clave

En medio de una mañana llena de nerviosismo institucional, la llegada de Montesinos y la presión militar por la polémica ley de amnistía condujeron al gobierno de Fujimori a perder un miembro clave, su vicepresidente primero, Francisco Tudela.

"El retorno de Montesinos desestabiliza al país. Estamos a principios del siglo XXI y en el mundo entero ha terminado la época de aventuras golpistas. Sólo los sistemas democráticos y constitucionales son viables en un mundo que necesita estabilidad para prosperar", afirmó el ex vicepresidente tras presentar su renuncia.

Tudela vinculó el regreso de Montesinos con el condicionamiento de las elecciones a la aprobación de la ley de amnistía. "Es nefasta la inclusión, por parte del gobierno, de una condición sin cuyo cumplimiento el proceso electoral terminaría detenido o en suspenso", expresó Tudela a Fujimori en su carta de dimisión.

La renuncia de Tudela a la primera vicepresidencia de la república dejó al gobierno de Fujimori sin uno de sus principales soportes jurídicos.

Por su parte, la oposición, liderada por Alejandro Toledo, afirmó que negociará con el gobierno la ley de amnistía en la mesa de diálogo, pero advirtió que el regreso de Montesinos es una "provocación desestabilizadora".

"La renuncia del vicepresidente Tudela y el anuncio del segundo vicepresidente, Ricardo Márquez, de renunciar le dicen a las claras a Fujimori que debe dejar de ser la fuente de inestabilidad política en Perú y que debe renunciar", dijo Toledo.

Tras la tormenta política que desató un video que lo involucraba en sobornos, Montesinos viajó a Panamá, tradicional refugio de ex dictadores y políticos, el 24 de septiembre pasado. Forzado por la crisis de esos días,Fujimori decidió convocar a nuevas elecciones presidenciales.

El ex vicepresidente

  • El ex vicepresidente Francisco Tudela fue elegido por Alberto Fujimori como compañero de fórmula en un intento de buscar rostros nuevos y moderados para su gobierno.

  • Tudela se convirtió en "héroe nacional" cuando fue rescatado, en abril de 1997, de la residencia del embajador de Japón, luego de cuatro meses como rehén del MRTA.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.