Suscriptor digital

Murió el ex premier israelí Ariel Sharon

Estaba en coma desde hace ocho años por un derrame cerebral; fue uno de los políticos más laureados y controvertidos de la historia de Israel
Jana Beris
(0)
11 de enero de 2014  • 11:16

JERUSALÉN.- Este sábado, poco después de las 14 hora local, murió el ex primer ministro de Israel Ariel Sharon en el Hospital Sheba Tel-Hashomer, al cual fue trasladado años atrás del Hospital Universitario Hadassa Ein Kerem de Jerusalem. Allí había llegado el 4 de enero del 2006 de urgencia, con un masivo derrame cerebral por el cual entró en coma y jamás volvió a despertar.

Tras ocho años de lucha, en un estado que los médicos explicaron era de "conciencia mínima", el estado general de salud de Sharon comenzó a deteriorarse hace pocas semanas a raíz de una insuficiencia renal que terminó infectándole la sangre. Diferentes sistemas de su organismo sufrieron serias alteraciones en su funcionamiento hasta que finalmente su corazón se detuvo.

Hace pocos días, en una entrevista especial, el neurocirujano argentino -israelí Félix Umansky, que operó a Sharon hace ocho años cuando arribó al hospital Hadassa , dijo a LA NACION que estaba claro que estaba viviendo "la recta final". Al recalcar la impronta de Sharon en la vida de Israel, Umansky se refirió a la fortaleza en torno a su figura y a la intensidad de la lucha que libraba inclusive en estos años en coma. Hoy sábado, agregó: "Ayer fui nuevamente a verlo. Me pude despedir".

"Fue un soldado valiente y un líder osado"

"Mi querido amigo, Ariel Sharon, ha perdido hoy su batalla final", dijo el Presidente de Israel, Shimon Peres. "Arik fue un soldado valiente y un líder osado que amaba a su nación y era amado por ella. Fue uno de los más grandes protectores de Israel y uno de sus más importantes arquitectos, un líder que no sabía de temor".

El Presidente Peres agregó que Sharon "sabía cómo tomar decisiones difíciles e implementarlas". Cabe recordar que el ex primer ministro, identificado durante años con la lucha por la creación de asentamientos en Cisjordania y la Franja de Gaza, fue quien impulsó y concretó el plan de desconexión de la polémica zona.

Una medida por la que fue alabado a nivel internacional como un funcionario osado que supo dar pasos para abrir una posibilidad de paz con los palestinos-aunque su desconfianza en los árabes era conocida-, se produjo cuando Sharon sacó al ejército israelí de la Franja de Gaza en octubre del 2005 y ordenó desmantelar todos los asentamientos de Gush Katif y otros cuatro aislados al norte de Samaria en Cisjordania.

En el plano interno, esa decisión le valió un choque frontal con la derecha israelí, segura de que ello sería contraproducente para el país. Con los palestinos, las derivaciones de semejante plan fueron de por sí complejas, ya que la desconexión no fue coordinada con la Autoridad Palestina, que terminó por prender fuego más adelante el control de la zona, tomada en junio del 2007 por Hamas.

Emblema de Israel

Ariel Sharon fue uno de los líderes más emblemáticos en la historia de Israel. Peleó en todas las guerras desde la lucha por la independencia. Fue herido de guerra y estuvo al borde de la muerte, y osciló entre ser considerado un héroe a representar una de las figuras más polémicas, tras la guerra en el Líbano, en 1982, cuando era Ministro de Defensa.

La tormenta fue desatada por la masacre que los falangistas cristianos cometieron en los campamentos de refugiados Sabra y Chatilla en Beirut. La comisión Kahan, que investigó lo sucedido, criticó a Sharon por haber permitido la entrada de los falangistas a los campos sin anticipar lo que podría suceder. Y aunque ningún soldado israelí estaba allí, la Comisión investigadora ordenó que Sharon dejara el Ministerio y no volviera a ser titular de Defensa. Sharon rehusó hacerlo pero el gobierno lo defenestró.

Años después logró volver por la puerta grande como primer ministro, irradiando ya algo distinto. Las polémicas políticas y las discusiones que él desataba, no habían desaparecido-y se agudizaron cuando ordenó la retirada de Gaza. Pero el promedio de la población israelí ya lo veía de otra forma, como un jefe de gobierno responsable por el presente y futuro de toda la nación, que había aprendido de sus errores .

"Lo que se ve desde aquí, no se ve desde allí", escribió en su momento el comentarista israelí Najum Barnea en el periódico Yediot Ajronot, en referencia al cambio de visión que le había dado a Sharon el pasar de oposición a la responsabilidad de la jefatura de gobierno. La frase quedó en la memoria colectiva israelí como símbolo del cambio experimentado por él.

Este sábado, con su muerte, finalizó, después de tantos años, un capítulo en la historia de Israel.

Por: Jana Beris

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?