srcset

Incendio en Notre Dame

Notre Dame: la dramática demora de 30 minutos que pudo derrumbar la catedral

 J. Glanz
A. Nossiter
Elian Peltier
(0)
18 de julio de 2019  

PARÍS.- El empleado a cargo de monitorear el panel de detectores de humo de Notre Dame había empezado a trabajar apenas tres días antes cuando ese atardecer del 15 de abril se encendió la luz roja que indicaba la presencia de "fuego".

Eran las 18.18 (hora local) del lunes anterior a Semana Santa. El padre Jean-Pierre Caveau estaba celebrando misa ante cientos de fieles y visitantes, y el empleado se lo comunicó por radio a un guardia del templo que estaba parado a pocos pasos del altar mayor de la catedral.

La roseta se ve durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame
La roseta se ve durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

Al guardia le indicaron que fuese a verificar si era cierto. Lo hizo, y no encontró nada. Tardaron casi 30 minutos en advertir el error: el guardia había chequeado el ático de un pequeño edificio anexo, la sacristía, pero el fuego se había desatado en el ático de la catedral, donde se encuentra el famoso entramado de antiguas vigas de madera conocido como "el bosque".

Un cable de luz se extiende entre columnas durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame
Un cable de luz se extiende entre columnas durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

En vez de llamar al departamento de bomberos, el empleado de seguridad llamó a su jefe, pero no pudo contactarlo. Su jefe finalmente lo llamó y logró descifrar el misterio. Le dijo al guardia que saliera de la sacristía y fuese corriendo al ático de la nave central. Pero cuando el guardia logró subir los 300 estrechos escalones que conducían al ático, el fuego ya estaba fuera de control, dejando a los bomberos casi sin margen de maniobra para actuar.

Una parte de una bóveda destruida se ve durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame,
Una parte de una bóveda destruida se ve durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame, Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

Esas fallas de comunicación que quedaron expuestas en entrevistas con funcionarios de la catedral y directivos de la empresa de seguridad contra incendios Elytis desataron una ola de pases de factura y acusaciones cruzadas sobre el responsable último de haber dejado que el fuego se extendiese durante tanto tiempo sin que nadie lo advirtiera. Todavía no se determinó quién es culpable ni cómo se desató el fuego, pero esos son los interrogantes centrales de la investigación que llevan a cabo las autoridades francesas y que seguirá durante varios meses.

Un grupo de trabajadores, durante trabajos preliminares en la Catedral de Notre-Dame
Un grupo de trabajadores, durante trabajos preliminares en la Catedral de Notre-Dame Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

Pero el daño está hecho. Lo ocurrido esa noche a lo largo de cuatro horas cambió para siempre a la ciudad de París. La catedral, esa inmensa estructura medieval que se ganó el corazón de creyentes y no creyentes por igual a lo largo de 850 años, quedó devastada.

Hoy, en el techo abovedado de Notre Dame hay tres inmensos agujeros, la estructura de piedra de la catedral quedó inestable, y el cielorraso de madera ya no existe. Hay unos 150 operarios afectados a la recuperación de las piedras y el apuntalamiento del edificio, y dos toldos de lona protegen la estructura de los elementos naturales.

Andamios y redes para realizar los trabajos preliminares en la Catedral de Notre-Dame
Andamios y redes para realizar los trabajos preliminares en la Catedral de Notre-Dame Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

Algunas de las fallas de esa noche ya fueron informadas por los medios franceses, incluidos los diarios Le Monde y Le Canard Enchainé. Ahora, The New York Times realizó decenas de entrevistas y revisó cientos de documentos para reconstruir la cadena de errores y la batalla que logró salvar Notre Dame durante esas cuatro horas cruciales posteriores al inicio del incendio. Y la conclusión es que la catedral estuvo a punto de derrumbarse.

La nave y los escombros durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame
La nave y los escombros durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

La primera hora estuvo marcada por aquel crítico error inicial: la falla en identificar la ubicación del fuego y la demora consecuente.

Durante la segunda hora, predominó una sensación de impotencia. Mientras los parisinos y los turistas se acercaban en masa a la catedral, una ola de consternación y dolor recorría el mundo entero, amplificada por las redes sociales.

Parte de la nave se ve a través de una red de seguridad durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame
Parte de la nave se ve a través de una red de seguridad durante el trabajo preliminar en la Catedral de Notre-Dame Fuente: Reuters - Crédito: Stephane de Sakutin

Y si Notre Dame sigue en pie es exclusivamente gracias a los enormes riesgos que estuvieron dispuestos a asumir los bomberos durante la tercera y la cuarta horas de esa noche fatídica. Con la desventaja de haber agarrado el fuego tardíamente, los bomberos treparon los 300 angostos escalones hasta el ático, pero se vieron obligados a retroceder. Finalmente, una pequeña cuadrilla fue enviada directamente al medio de las llamas en un último y desesperado intento de salvar la catedral.

La estructura superior de la catedral de hoy, a tres meses del incendio
La estructura superior de la catedral de hoy, a tres meses del incendio Fuente: Reuters

Vida o muerte

"La sensación era que lo que estaba en juego era más importante que la vida misma, y que podíamos perder Notre Dame", dijo Ariel Weil, alcalde del Distrito IV de París, donde se encuentra la catedral.

París sufrió de todo en los últimos años, desde atentados terroristas hasta las violentas manifestaciones de los "chalecos amarillos" de los meses recientes. Pero para muchos parisinos la imagen de Notre Dame en llamas era casi intolerable.

"Para los parisinos, Notre Dame es Notre Dame", dice el rector de la catedral, monseñor Patrick Chauvet, que esa noche observaba entre lágrimas a los bomberos que luchaban para contener el fuego: "A nadie se le cruzaba por la cabeza que pudiese pasar algo así".

Decenas de expertos habían trabajado durante seis años para diseñar e instalar el sistema de alerta contra incendios de la catedral. El resultado fue un sistema tan rebuscado que cuando tuvo que cumplir su función primaria -advertir del fuego y decir dónde estaba- lo que emitió fue un mensaje prácticamente indescifrable. Según los expertos consultados, ese sistema hizo que la calamidad fuese casi inevitable.

El complicado plan de respuesta, por ejemplo, subestimaba la velocidad a la que el fuego podía extenderse por el ático de la nave central, donde directamente no se instalaron rociadores ni cortafuegos para preservar la estructura. A esas fallas del plan de respuesta temprana se sumó la inexperiencia del empleado de seguridad, que hacía apenas tres días que trabajaba en la catedral.

Cuando su error fue advertido, las llamas ya estaban fuera de control y eran demasiado altas para ser sofocadas por los extinguidores. Finalmente, el guardia le avisó al empleado de seguridad contra incendios que llamara al departamento de bomberos. Eran las 18.48 y ya habían pasado 30 minutos desde la primera luz roja que decía "fuego".

Toda la tecnología de última generación que constituía el núcleo del sistema quedó anulada por una catarata de descuidos y suposiciones erróneas de la planificación, según Glenn Corbett, experto en ciencias del fuego de la Escuela de Justicia Penal John Jay, Nueva York.

"Tenían un sistema que es conocido por su capacidad de detectar incluso ínfimas cantidades de humo, y el resultado fue una concatenación de torpes respuestas humanas", dice Corbett. "Por mucho que se invierta en detección de incendios, nada sirve si las personas no actúan de manera acorde", añade.

Si tardaron más de media hora en llamar a los bomberos, lo cierto es que las imágenes del humo empezaron a circular por las redes sociales en cuestión de minutos.

"Me parece que se está incendiando Notre Dame", posteó alguien en Twitter junto a un video a las 18.52. En apenas unos minutos, el humo, empujado por los vientos del oeste que soplaban en ese momento, oscureció casi por completo la visión de las torres.

A pocos metros de la catedral, el rector Chauvet se había detenido a conversar con unos comerciantes cuando alguien de pronto señaló hacia arriba y gritó: "Mire, ¡está saliendo humo!".

Chauvet sintió que el piso se abría bajo sus pies. "De inmediato pensé que lo que se estaba incendiando era el bosque del ático", recuerda. Luego tomó su celular para advertirle al personal de la catedral. Le dijeron que ya estaban al tanto, que habían llamado a los bomberos, pero que todavía no habían llegado. "No había nada que hacer ni que decir", recuerda. "Solo mirar cómo se incendiaba la catedral".

Pistas

Durante los últimos tres meses, los investigadores hicieron unas 100 entrevistas y escarbaron entre los escombros en busca de pistas sobre el origen del fuego. El foco está puesto en un posible cortocircuito en las campanas eléctricas de la aguja, o en los ascensores instalados en los andamios para que subieran los operarios de los trabajos de renovación del edificio. También tienen en la mira unas colillas de cigarrillos encontradas en los andamios, al parecer dejadas por los obreros.

Pero la verdadera disputa está entablada en torno a las fallas de comunicación que hicieron que el fuego avanzara. Chauvet, rector de la catedral, no quiso que sus empleados fuesen entrevistados para esta investigación independiente, y argumentó que la investigación oficial sigue en curso.

Arnaud Demaret, CEO de Elytis, dijo que su empleado sigue en estado de shock, y agregó que en los días posteriores al incendio en la empresa recibieron dos amenazas de muerte. "Hay un solo arquitrabe de madera, y es en el ático", dijo Demaret al ser entrevistado. "Si los empleados de la catedral hubiesen ido directamente al ático cuando nuestro empleado los alertó, habrían visto el humo".

Chudzinski se pasó el resto de la noche ayudando a despejar la zona para el ingreso de más camiones hidrantes y asegurar el perímetro de trabajo. Luego volvió a su cuartel. La ciudad ya estaba en silencio. Tres días después, estaba entre los cientos de bomberos y policías homenajeados por el presidente francés, Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo.

Cientos de parisinos pasaron por las estaciones de bomberos más cercanas con pequeños regalos y comida como forma de agradecimiento. Las muestras de solidaridad y reconocimiento llegaban desde todas partes del mundo.

"Estos hombres y mujeres son héroes", dijo el alcalde Weil.

Traducción de Jaime Arrambide

Edición Fotográfica: Alfredo Sánchez

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.