Ola de atentados en Israel: 14 muertos

Sharon canceló una visita a EE.UU. y ordenó el cierre total de Gaza y Cisjordania; fueron cuatro ataques en menos de 12 horas
(0)
19 de mayo de 2003  

JERUSALEN.- Una ola de atentados -cuatro en 12 horas- sacudió este fin de semana a Israel y dejó al menos 14 muertos -nueve civiles y cinco atacantes- y una veintena de heridos, arrojando una nueva nube negra sobre las perspectivas de paz en la región. En represalia, el ejército israelí ordenó anoche el cierre total de los territorios palestinos y el gabinete del primer ministro israelí, Ariel Sharon, se reunió de urgencia para estudiar otras eventuales medidas.

Además, Sharon suspendió un viaje a Washington, donde tenía previsto reunirse con el presidente norteamericano, George W. Bush, en un encuentro considerado crucial para el despegue del plan de paz apoyado por los Estados Unidos, que ahora peligra aun antes de haber sido lanzado.

El ataque más grave, que fue reivindicado por el grupo terrorista Hamas, ocurrió en Jerusalén poco antes de las 6 de ayer (hora local) -primer día de la semana laboral israelí-, cuando un militante palestino de 19 años, que según la policía israelí iba disfrazado de judío ortodoxo, abordó un ómnibus en el norte de la ciudad -en el cruce de French Hill- e hizo estallar los explosivos que llevaba adosados a su cuerpo.

La poderosa carga mató de inmediato a siete pasajeros, además del kamikaze, hirió a otras 26 personas y dejó el vehículo reducido a chatarra.

Pocos minutos después, en la misma zona, se escuchó una segunda explosión, causada por otro hombre bomba palestino en el cruce de a-Ram, entre Jerusalén y Ramallah, que no mató a nadie-salvo a sí mismo-, pues se activó antes de lo previsto.

La ola de atentados había comenzado el sábado por la noche, poco antes de una reunión entre Sharon y el primer ministro palestino, Mahmoud Abbas, en Jerusalén, la primera en casi tres años.

Apenas unas horas antes del inicio de la cumbre, un atacante suicida se inmoló en la ciudad cisjordana de Hebrón, matando a un colono judío y a su esposa embarazada. Más tarde, dos miembros de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, grupo radical vinculado al movimiento Al-Fatah, de Arafat, atacaban una colonia cisjordana hiriendo a dos israelíes antes de morir tiroteados por el ejército.

No a la expulsión de Arafat

La ola de 12 horas de violencia, casi sin precedente en su intensidad, amenaza con sepultar los escasos resultados del encuentro del sábado entre Abbas y Sharon, quienes no lograron superar las diferencias en torno de cuál de las dos partes debe actuar primero para implementar el plan de paz.

En una respuesta inicial, el gobierno israelí ordenó reinstaurar el cierre total de los territorios palestinos, al tiempo que decidió revocar todas las medidas de buena voluntad lanzadas como prólogo al acercamiento con el nuevo premier palestino.

Sin embargo, Sharon rechazó una propuesta presentada por su ministro de Defensa, Shaul Mofaz, para expulsar de los territorios ocupados al líder palestino, Yasser Arafat, considerado por muchos como el principal responsable de no frenar el terrorismo.

Según la TV israelí, Mofaz argumentó que Arafat debería haber sido expulsado hace dos años para evitar que sea tratado con "una alfombra roja" por la comunidad internacional.

También el vocero del primer ministro, Raanan Gissin, había insinuado que "un gobierno palestino con dos cabezas no puede funcionar: una debe ser removida".

Pero Sharon desestimó la propuesta al señalar que un paso de estas características no está previsto en la agenda política de su gobierno.

Poco antes, el viceprimer ministro, Ehud Olmert, había advertido contra cualquier intento de expulsar a Arafat, haciendo hincapié justamente en el status del que goza frente a la comunidad internacional. "Sería poco inteligente dejar que Arafat viaje por el mundo", dijo al respecto.

Condena de Powell

  • WASHINGTON (ANSA).- El gobierno estadounidense instó ayer a los palestinos a adoptar medidas "inmediatas y decisivas" para poner fin a los atentados como los que sacudieron la región en las últimas horas. "Condenamos en los términos más enérgicos el horrendo ataque terrorista", dijo el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, en un comunicado difundido por el Departamento de Estado. "Pedimos a los palestinos que adopten acciones inmediatas y decisivas para erradicar la infraestructura del terrorismo y la violencia que causaron el trágico derramamiento de sangre de ambas partes", añadió.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.