Otro mensaje jihadista: decapitan a un rehén francés

Un guía de montaña secuestrado en Argelia fue ejecutado por un grupo afiliado a EI, Soldados del Califato
Luisa Corradini
(0)
25 de septiembre de 2014  

PARÍS.- En una nueva escena de horror difundida por Internet, los Soldados del Califato decapitaron ayer al francés Hervé Gourdel, un guía de alta montaña secuestrado el domingo en el este de Argelia por ese grupo salafista afiliado a Estado Islámico (EI) y ejecutado en represalia contra los bombardeos franceses en Irak.

Como en los asesinatos anteriores de dos norteamericanos y un británico, la puesta en escena fue la misma. Un rehén indefenso, arrodillado y con las manos atadas detrás de la espalda, está flanqueado por uno o varios hombres con armas y la cara cubierta por un turbante. Tras un breve mensaje con advertencias cataclísmicas, el verdugo avanza y, con método y aplicación, decapita al prisionero. Ayer fue el turno fatal de Gourdel.

Desde Nueva York, donde asistía a la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente François Hollande confirmó el asesinato de Gourdel difundido por los jihadistas en un video por Internet.

"Hervé Gourdel murió porque era francés", dijo el mandatario, visiblemente conmovido. "Porque Francia, su país, combate el terrorismo. Pero mi determinación es total. Y esta agresión no hace más que reforzarla", agregó. Hollande afirmó que las operaciones militares junto con Estados Unidos y el resto de la coalición continuarán "el tiempo que sea necesario". Pocos minutos después, el presidente repitió esos propósitos en su discurso ante la Asamblea, al llamar a los Estados miembros a convertirse en "actores" del combate universal por "un orden internacional justo y la defensa de los derechos humanos".

Con 55 años, Hervé Gourdel, originario de la ciudad mediterránea de Niza, había viajado a Argelia para hacer una excursión en las montañas de Cabilia. Sus captores lo secuestraron el domingo por la noche en el macizo de Djurdjura, cerca de Tizi Uzú.

El lunes por la mañana, el ejército argelino lanzó una vasta operación de búsqueda, sin ningún resultado. Para algunos expertos militares, Gourdel podría haber sido ejecutado el domingo mismo. "Es muy probable que EI haya esperado para difundir el video a fin de dar tiempo a los secuestradores de escapar y porque ayer la reunión de las Naciones Unidas en Nueva York volvía la ocasión más propicia en términos de propaganda", dijo el especialista Pierre Servan.

"Desde el primer momento supimos que no había ninguna posibilidad de encontrarlo con vida", comentó el experto en terrorismo Pierre Martinet.

En efecto, a nadie se le escapó que el ultimátum de 24 horas lanzado por el grupo Soldados del Califato, que operó en nombre de EI, era imposible de cumplir. "La decisión de ejecutarlo estaba tomada desde el primer momento", dijo Martinet.

Como la mayoría de los países europeos, y contrariamente a Estados Unidos, Francia afirma que no paga rescates para obtener la liberación de uno de sus ciudadanos secuestrados, pero es un secreto a voces que quienes lo hacen en su lugar son otros países amigos o las empresas que emplean a las víctimas.

Gourdel es el sexto rehén francés ejecutado por islamistas radicales desde 2006. Como sucedió antes con Al-Qaeda, EI comenzó a crear émulos en el resto del mundo. En Filipinas, el grupo jihadista Abu Sayaf amenazó ayer con matar a dos rehenes alemanes secuestrados en abril, si Berlín no deja de "apoyar la guerra contra EI". Pero el gobierno de la canciller Angela Merkel ya anunció que no aceptará chantajes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.