El análisis. Para el régimen castrista, el cambio es económico, no político