Pekín observa con lupa cada movimiento de Bergoglio