El escenario. Pekín gana peso con la "diplomacia del yuan"