Pese al boom, los chinos se deprimen cada vez más