Revelan que había una base de la CIA en Brasil

Según documentos filtrados al diario O Globo por Snowden, Washington la usaba para espiar a China y a otros países
Alberto Armendáriz
(0)
9 de julio de 2013  

RÍO DE JANEIRO.- Por lo menos hasta 2002, agencias de inteligencia de Estados Unidos operaron desde Brasilia una estación de espionaje electrónico para recabar datos de otros países, informó ayer O Globo, de acuerdo con documentos filtrados por el ex contratista de la CIA Edward Snowden , a los que el diario brasileño tuvo acceso.

"Brasilia era parte de la red de 16 bases de esa agencia dedicadas a un programa de recolección de información a través de satélites de otros países", informó O Globo, y aclaró que no se puede afirmar que las prácticas hayan continuado hasta la actualidad por falta de pruebas.

La presidenta Dilma Rousseff dijo que si hubo espionaje en su país eso correspondería a una "violación a la soberanía", pero se mostró cautelosa de acusar a Estados Unidos tras la denuncia de O Globo. Además, anunció que su país llevará el caso de supuesto espionaje a ciudadanos brasileños al seno de las Naciones Unidas.

"Vamos a presentar la propuesta a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, pues uno de los preceptos fundamentales es la garantía de la libertad de expresión, pero también de los derechos individuales, principalmente el de la privacidad, que también está garantizado en nuestra Constitución", dijo Rousseff a periodistas.

En tanto, en una entrevista al canal Globo, el periodista norteamericano radicado en Brasil Glenn Greenwald, que desató el escándalo mundial de espionaje en su columna del diario británico The Guardian gracias a las filtraciones de Snowden, apuntó que a través de Brasil los agentes norteamericanos buscaban espiar a China.

Según los documentos revelados por Snowden, en Brasilia trabajaban agentes de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en una suerte de fuerza de tarea llamada "Servicio de Recolección Especial" (SCS). Los agentes se habrían hecho pasar por diplomáticos.

De acuerdo con los datos revelados por el topo de la CIA, se habrían montado dos de estas estaciones para espiar satélites: además de la de Brasilia, la otra estaba en Nueva Delhi. Si bien Brasil no posee satélites propios, alquila ocho de tipo geoestacionario. Los blancos del espionaje serían muy amplios. "Sistemas de comunicación de satélites comerciales extranjeros son usados en el mundo entero por gobiernos extranjeros, organizaciones militares, corporaciones, bancos e industrias", resaltan los documentos.

El gobierno ya había manifestado su "grave preocupación" por las denuncias de O Globo de anteayer sobre el espionaje de comunicaciones electrónicas de ciudadanos y empresas brasileños. El gobierno ordenó una investigación de la policía federal y de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones. "Si eso realmente ocurrió, configura un crimen contra la legislación brasileña y la Constitución", advirtió el ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo.

El Departamento de Estado norteamericano señaló que está en contacto con las autoridades brasileñas para resolver la situación. Por su parte, el Senado brasileño se preparaba ayer para convocar de manera urgente al embajador de Estados Unidos en Brasil, Thomas Shannon.

La tensión entre Brasil y Estados Unidos tiene lugar después de que las relaciones entre Washington y otros países de la región se enturbiaran por el maltrato diplomático sufrido por el presidente boliviano, Evo Morales, cuyo avión fue desviado en Europa ante las sospechas de que viajaba con Snowden. Ayer, cientos de personas reclamaron frente a la embajada de Estados Unidos en La Paz el cierre de la legación diplomática. Los manifestantes quemaron banderas norteamericanas y de países europeos.

Caracas recibió el pedido de Snowden

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó ayer que su gobierno recibió "la carta de solicitud de asilo" de Edward Snowden, el ex contratista de la CIA buscado por espionaje por Washington y varado en un aeropuerto de Moscú desde hace 15 días.

Maduro, al igual que los presidentes de Bolivia y Nicaragua, había ofrecido asilar al topo el viernes pasado, a partir del incidente diplomático en el que varios países europeos le restringieron el paso al avión en el que viajaba el presidente boliviano, Evo Morales, por sospechar que llevaba a Snowden con él.

"[Snowden] tendrá que decidir cuándo vuela, si quiere finalmente volar para acá", dijo Maduro. "Le decimos a este joven: «Usted está siendo perseguido por el imperio, véngase para acá»", agregó. El presidente señaló que aún no habló con Snowden, pero dijo que le "gustaría".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.