Río: cierran el Pan de Azúcar tras un accidente de teleférico

(0)
23 de octubre de 2000  

RIO DE JANEIRO (AFP).- El célebre Pan de Azúcar de Río de Janeiro, uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad, amaneció ayer sin turistas y convertido en centro de una gran polémica tras un accidente que anteayer dejó a 50 turistas suspendidos en un teleférico a 200 metros del piso durante una hora.

El teleférico permanecerá cerrado toda la semana, y ayer los únicos visitantes del lugar fueron los ingenieros, que revisaron las instalaciones para determinar la causa del accidente que anteayer detuvo el aparato.

A pesar de que los resultados sólo serán oficiales dentro de 30 días, uno de los expertos declaró que los cables que sostienen el teleférico presentaban señales de "corrosión y desgaste".

Anteayer se produjo un problema en el momento en que un teleférico subía y otro bajaba. El que descendía consiguió llegar al suelo sin problemas y los pasajeros fueron rescatados inmediatamente, pero el que estaba subiendo paró bruscamente entre la base y la primera estación del recorrido y quedó suspendido en el vacío.

Uno de los cables que sujetaban el aparato se rompió, golpeó en un ómnibus parado en un semáforo e hirió levemente a un turista que viajaba en él.

Ayer, el alcalde de la ciudad, Luiz Paulo Conde, dijo que la responsabilidad del accidente es de la empresa que se ocupa de la explotación turística del lugar.

La directora general de esta firma, Maria Ercilia de Castro, asumió la culpa, pero aseguró que hace un año venció la concesión dada por la alcaldía y además, desde hace tres años, los responsables municipales no revisan el teleférico.

"Es todo mentira. La alcaldía no es responsable y voy a pedir al presidente Fernando Henrique Cardoso que prohíba el teleférico del Pan de Azúcar", respondió el alcalde.

El teleférico del Pan de Azúcar, uno de los principales puntos turísticos de Río de Janeiro, funciona hace 88 años, es utilizado diariamente por unas 550 personas y registra unos ingresos anuales de 4 millones de dólares.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.