Sudáfrica conmemora el fin del apartheid

Hoy se celebra el décimo aniversario de la democracia tras el fin del régimen separatista racial
(0)
27 de abril de 2004  • 11:50

PRETORIA.- El presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, juró hoy su segundo y último mandato de cinco años en medio de una gran celebración de los diez años de democracia que ha vivido su país.

Frente a varios jefes de estado o de gobierno de distintos países, un sinnúmero de notables y decenas de miles de personas más, concentradas frente a la sede del gobierno en Pretoria, Mbeki prometió esforzarse para conseguir "una vida mejor para todos" en un país "multi-racial, no sexista y próspero".

"Sudáfrica ahora se define por un sueño común, tras el fin del dominio racista", declaró.

"Sólo diez años después del fin de la dictadura racista, es imposible imaginar una Sudáfrica que no sea democrática", agregó.

Matizó, sin embargo, que "ninguno de nuestros sueños será realizable sin la eliminación y la erradicación de la pobreza", que aún aflige a la gran parte de la población del país más desarrollado de Africa subsahariana.

Mbeki, que ha sido muy criticado por su falta de atención a la pandemia del Sida, que afecta a 5 millones de los 44 millones de habitantes de su país, no hizo mención de esta enfermedad.

La investidura se celebró, a propósito, en el décimo aniversario de las primeras elecciones con sufragio universal, el 27 de abril de 1994, cuando Nelson Mandela fue elegido primer presidente negro del país, y el partido de Mandela y Mbeki, el Congreso Nacional Africano (CNA), tomó el poder.

Desde entonces, el 27 de abril ha sido el "Día de la Libertad", y es festivo.

El terrorismo

Mbeki hizo referencia al atentado en Madrid del 11 de marzo al declarar: "No podemos quedarnos indiferentes ante los actos terroristas que se han cobrado miles de vidas en Nairobi, Dar es Salaam, Nueva York y Madrid, junto a otros lugares".

También señaló que Africa comparte con América latina el problema de la deuda exterior y afirmó: "tenemos que lograr que dejemos de ser pedigüeños".

Al acto asistieron, entre otros, los presidentes de Chile y Uruguay, Ricardo Lagos y Jorge Batlle, respectivamente.

La ceremonia fue bendecida por representantes de todas las confesiones religiosas de Sudáfrica: la cristiana, la musulmana, la judía, y de las tradicionales africanas.

El apartheid

En un discurso poético, Mbeki dibujó un retrato espeluznante del régimen racista del "apartheid", que desapareció hace hoy diez años, antes de hacer un relato de los beneficios del actual sistema democrático.

"Durante demasiado tiempo, nuestra sociedad contenía mucho que era feo y repugnante", dijo.

Mbeki dio un toque feminista a su discurso al equipar a la discriminación racial con la discriminación contra las mujeres.

El presidente sudafricano fue criticado durante la campaña electoral, por afirmar, en un mitin, en su idioma materno, el xhosa, que si su hermana pensara votar a un partido opositor "le daría una paliza".

El partido de Mbeki, el CNA, antes dirigido por Mandela, ganó casi el 70 por ciento de los votos en las elecciones del pasado día 14 y va a llevar los gobiernos de todas las nueve provincias del país.

Cuatro de los nueve presidentes de provincia nombrados por Mbeki son mujeres.

Mandela no faltó a la cita, y como siempre en los actos públicos fue el más aplaudido al tomar su asiento frente a la sede del gobierno en Pretoria, acompañado de su esposa y ex primera dama de Mozambique, Grasa.

Con esfuerzo, y con un oficial blanco apoyándole de un brazo y un oficial negro apoyándole del otro, Mandela subió la escalera que llevaba a los palcos de los invitados de honor, seguido por Graca.

Mbeki fue saludado por las fuerzas armadas, que, con sus bayonetas relucientes bajo el sol, hicieron una parada militar con sobrevuelos de cazas y de los helicópteros que esgrimieron la bandera multicolor de la Sudáfrica democrática.

Tampoco faltaron los cañonazos, 21 justos después del juramento y otros tantos durante la parada posterior.

Fuente: EFE

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.