Toledo condenó el asesinato del alcalde

"En un Estado de derecho no podemos permitir que alguien imponga justicia con sus propias manos", declaró el presidente peruano
(0)
28 de abril de 2004  • 12:12

LIMA.- El presidente peruano, Alejandro Toledo, condenó el linchamiento del alcalde de Ilave, en el sureste del país, Cirilo Fernando Robles, acusado de corrupción, y advirtió que los responsables serán severamente sancionados con todo el peso de la ley.

"En un Estado de derecho no podemos permitir que alguien imponga justicia con sus propias manos", declaró Toledo en un mensaje a la nación, que fue transmitido el martes por la noche desde Palacio de Gobierno.

Toledo, que enfrenta una ola de protestas en varios puntos del país, informó que el martes ya se había reestablecido la calma en la localidad de Ilave, perteneciente a la región de Puno, unos 1.500 kilómetros al sureste de Lima.

Tras recordar que existen mecanismos legales para revocar a una autoridad municipal, Toledo afirmó que la "ilegalidad, el asesinato, así como la corrupción, no son acciones de una sociedad civilizada".

El jefe de Estado también se solidarizó con los familiares del alcalde asesinado y llamó a los pobladores del distrito de Ilave a mantener la calma y la tranquilidad.

Fuente: ANSA

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.