Un fuerte terremoto sacudió a Haití: habría miles de muertos

El sismo, de 7 grados de la escala Richter, derrumbó el palacio presidencial y la sede de la ONU, entre otros edificios; acceda al mapa y al video
(0)
13 de enero de 2010  • 13:26

Una nueva tragedia golpeó ayer a Haití, el país más pobre de América: un sismo de 7 grados en la escala de Richter sacudió esta isla del Caribe y se teme que sean miles los muertos que quedaron sepultados bajo los escombros.

El terremoto devastó gran parte de la escasa infraestructura de Haití y destruyó el palacio presidencial, los principales edificios ministeriales y varios hospitales.

También resultó gravemente dañada la sede de la delegación de la ONU, donde se encontraban cuatro cascos azules argentinos que participan de una misión de paz en este convulsionado país. Hasta anoche se desconocía su paradero.

Karel Zelenka, representante de los Servicios Católicos de Ayuda en Puerto Príncipe, dijo en una breve comunicación telefónica, que se vio abruptamente interrumpida, que "debe de haber miles de personas muertas".

"El centro de Puerto Príncipe fue destruido; es una verdadera catástrofe", declaró un habitante de la capital haitiana, que quedó envuelta en una gigantesca nube de polvo.

Funcionarios estadounidenses reportaron que había un reguero de cadáveres en las calles, y un colaborador de un grupo asistencial insistió en que la capital había quedado hundida en un "desastre y caos totales".

El terremoto de magnitud 7.0, cuyo epicentro estuvo en tierra firme a sólo 16 kilómetros de la capital, Puerto Príncipe, hizo entrar en pánico a la población en las calles de la ciudad.



Ver Terremoto en Haití en un mapa ampliado

En busca de sobrevivientes. Mientras la oscuridad caía en medio de escenas de caos y gritos de las víctimas, los habitantes trataban desesperadamente de desenterrar a los sobrevivientes o buscaban a sus familiares desaparecidos entre los escombros.

Un hospital ubicado en las cercanías de Puerto Príncipe, capital de Haití, se derrumbó tras el sismo, informaron medios estadounidenses.

El palacio presidencial también se encontraba entre los edificios dañados, dijo a la cadena CNN el embajador de Haití en Estados Unidos, Raymond Alcide Joseph. "Mi país enfrenta una importante catástrofe", declaró el funcionario.

Testigos afirmaron que escucharon gritos, con pedido de ayuda, provenientes del hospital, mientras diversas casas de la ciudad también se derrumbaron.

El primer temblor se registró a las 16.53 de Haití (las 21.53 GMT). Los siguientes se sintieron a las 17 y a las 17,12.

Tras el sismo, el centro de prevención de tsunamis estadounidense lanzó la alerta para Cuba, Haití, Republica Domenicana y Bahamas.





El centro de prevención de tsunamis afirmó que "no existe amenaza de una ola gigante destructiva en toda el área", pero es sí posible "tsunamis locales en las costas en un radio de cien kilómetros desde el epicentro del terremoto".

Según los últimos datos publicados por el sitio USGS que verifica los terremotos, el sismo de Haití tuvo epicentro en tierra firma haitiana, a 15 kilómetros al sudoeste de la capital y a una profundidad de 10 kilómetros.

"Es una enorme catástrofe", afirmó un portavoz de la Embajada de Haití en Estados Unidos al referirse a la serie de violentísimos sismos que golpearon hoy Haití.

El terremoto también fue advertido con mucha intensidad en República Dominicana. Lo afirmaron medios dominicanos on line, precisando que el temblor se sintió en la capital, Santo Domingo, entre otros lugares en la sede del Parlamento.

Publicado por el usuario AnalFrank2

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.