Opinión. Un Papa que ya insinuó el cambio