Opinión. Una decisión desprolija, pero constitucional