20 años de 'Momo sampler': cómo fue la presentación del último disco de los Redondos en Uruguay

Los Redondos presentaron Momo sampler en Montevideo, en abril de 2001
Los Redondos presentaron Momo sampler en Montevideo, en abril de 2001 Crédito: Andrés Stapff/ archivo RS
Claudio Kleiman
(0)
10 de noviembre de 2020  • 10:51

Sería el principio del fin, pero en ese momento nadie lo sabía. Lo que sí está claro, y más aún con la perspectiva de los 20 años transcurridos, es que Momo sampler representaba una divisoria de aguas. Si bien en ese momento no podía saberse si el disco era una "actualización doctrinaria" del sonido y la estética redonda de cara al nuevo siglo o el cierre de una etapa, hay en sus canciones cierto aire crepuscular. Y esto iba a quedar de manifiesto durante los shows con los que la banda estrenó el disco, en el estadio Centenario de Montevideo, Uruguay, el 22 y 23 de abril de 2001.

Los himnos triunfales de banderas al viento y baile colectivo quedan delimitados a los comienzos (de la primera y la segunda parte), el final y los bises, cuando emergen los clásicos y las huestes dan rienda suelta a los cánticos. En los demás, predomina cierto tono oscuro, ominoso, que el público absorbe con respeto, curiosidad, e incluso entusiasmo, pero sin festividad. Aunque por entonces las cosas no estaban tan claras, y lo que primaba era el júbilo por la celebración de una nueva "misa ricotera".

La banda estaba orgullosa de mostrar un flamante trabajo, y lo hacía saber con la audacia que los caracterizaba: interpretando el disco en su totalidad (¡11 canciones!), un gesto inusual para un show de estadios. El folclore ricotero estuvo presente en toda su magnitud. Las bandas llegaron desde todos los lugares de Argentina y por todos los medios posibles, incluyendo el Buquebús, la lancha a Carmelo con ómnibus posterior, autos particulares, combis y micros fletados especialmente. A esto hay que sumarle la gran cantidad de público local, algunos muy jóvenes, que habían crecido escuchando sobre la leyenda redonda y no se iban a perder la oportunidad de experimentarla en carne y hueso.

Por eso el Indio, cuya relación con Uruguay había ido creciendo durante esos últimos años como lugar en el que se refugiaba frecuentemente, dijo a poco de comenzado el primer concierto: "Esta noche, tratemos de que no haya locales ni visitantes. Como siempre, acá en el recinto somos todos Redondos. Respeten un poco esta ciudad, la gente es muy hospitalaria, por favor, hagamos las cosas bien". El "paisito", sus costumbres y su cultura, se habían metido en la sensibilidad del cantante mucho más allá de lo meramente turístico, hasta inspirar buena parte de la lírica del nuevo trabajo, plena de referencias carnavaleras.

Seguramente ese también fue el motivo que primó en la elección del soporte, diferentes cada noche pero en ambos casos ligados a la percusión del candombe. Tribu Mandril, donde tocaba Nicolás Arnicho, fueron los encargados de abrir el domingo; y el lunes lo hicieron Zevelé, originarios del Barrio Sur.

Durante el show del domingo, luego de una entrada ceremonial con "El pibe de los astilleros" y "Un ángel para tu soledad", vino una andanada de seis temas del reciente disco, solo interrumpidos por "Estás frito angelito", el único que tocaron del anterior, Último bondi a Finisterre. Para destacar: la combinación de tracción a sangre, samples y batería electrónica en el dúo percusivo de Walter Sidotti y Hernán Aramberri en "Morta Punto Com", el expansivo solo de saxo de Sergio Dawi en "Pensando como una acelga", y los riff orientales de la guitarra de Skay en "Pool averna y papusa" (uno de los pocos temas de la nueva camada que recuerda la vieja época), y su magistral solo de "Rato Molhado", que cerró la primera parte.

Luego de subirse a la van que los conducía a camarines, ubicados en la otra punta del estadio, el esquema se repitió con pocas variantes cuando retornaron para la segunda mitad. Una apertura rocanrolera e inolvidable con "Vamos las bandas", "Mi perro dinamita" y "Ñam fri frufi fali fru", y luego una seguidilla de cinco temas de Momo sampler, entre ellos "Murga purga", donde se cuela una rítmica murguera filtrada por la sensibilidad redonda. Culminaron ese segmento con "Queso ruso" y nuevos elogios a sus anfitriones. "Bueno, aprovechemos para cantar esto que estamos en un país muy libertario, ¡los yoruguas son buena gente!", insistía Solari para dar paso a aquello de los "muchos marines de los mandarines", que custodian las puertas del nuevo cielo.

La recta final fue puro goce ricotero, con "Preso en mi ciudad"(espectacular vocal del Indio), "Tarea fina" y un momento especialmente emotivo en "Juguetes perdidos", dedicado a Walter Bulacio, cuando hacía poco se había cumplido el décimo aniversario de su muerte. Si bien el cantante dice "¡ya está!" con el fin de "Nueva Roma", todos saben que ese no es el final, que corresponde a un "Ji Ji Ji" con toda la fanfarria desplegada. "Agradecerles es redundante, porque cómo uno puede hacer para soportar el corazón así", decía el Indio, visiblemente conmovido. "Hemos pasado otra noche de puta madre".

El show del lunes 23 fue casi igual (solo hubo un cambio, "Las increíbles andanzas del Capitán Buscapina en Cybersiberia" en lugar de "Estás frito angelito" y algún que otro intercambio en el orden de los temas), con una cantidad algo menor de público. Fueron unos 20.000 el primer día y 15.000 el segundo, que era feriado en Uruguay, pero día laborable en Argentina. Como puede notarse en una grabación de consola del show con muy buena calidad de audio, subida recientemente a YouTube por "Redondos Subtitulados", la banda en esa última época poseía una musicalidad aplastante. Si bien había algunas señales en el aire, nadie se atrevía a pensar en un final tan próximo para semejante exhibición de magia. Ni ellos mismos. Por eso las palabras finales fueron "nos vemos pronto". Un futuro que no llegaría

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.