Armonía Opus Trío: de Piazzolla a Beethoven

Gran recital de apertura del ciclo en la Usina del Arte
René Vargas Vera
(0)
13 de marzo de 2016  

Nacieron en un Campus Musical donde todo es armonía: la naturaleza que circunda el lugar, las amorosas anfitrionas de la casona, los talentosos jóvenes que allí concurren para profundizar en los misterios del arte de los sonidos... Ahora, a 20 años de aquella gestación, elArmonía Opus Trío celebra del mejor modo: abriendo el ciclo anual de música de cámara en la Usina del Arte.

A sus integrantes -Fanny Suárez en piano, María Marta Ferreyra en fagot y David Lhéritier en clarinete- los une el amor por la música y los impulsa aquella energía cósmica que incorporaron en el campus.

Accedieron a los más importantes teatros del país y recorrieron varias ciudades de España, Francia y Rusia, llevando la música clásica de los siglos XIX, XX y XXI -escrita por lo general para piano, clarinete y chelo (al que sustituye el fagot)- y la inspirada en el folklore argentino y el tango, Fue su excelente musicalidad la que ha tentado a una docena de creadores para dedicarles varias obras.

Es auspicioso para Buenos Aires que, a partir de noviembre de 2011, desde el ámbito cultural de la ciudad se haya impulsado un ciclo anual consagrado a la música más profunda, la instrumental y la coral, desde la antigua hasta la contemporánea, además de honrar a músicos tan admirables como Carlos Guastavino (ciclo 2012) y Alberto Ginastera, para este año de su aniversario. Y que un funcionario como el pianista Carlos Koffman lleve adelante el ciclo, con empuje y sin alardes. Porque, en esta megalópolis, la música de cámara parece ser La Cenicienta entre las expresiones musicales. Basta comprobarlo en los inocentes aplausos que un atento público prodiga a cada uno de los siete movimientos de que consta este conocido y otrora triunfal Trío 9, opus 38, de Beethoven.

La excelencia del Armonía Opus Trío se percibe con nitidez asombrosa en la sala más pequeña, de las dos que ostenta este espacio enorme y remodelado espacio de La Usina.

Aquí refulge el Beethoven inicial, de 20 años, ligado al clasicismo de Haydn y Mozart, en una partitura proteica por sus versiones para trío y septeto, que le dictó el éxito fenomenal alcanzado en Viena, pero escapando hacia la libertad de la serenata o el divertimento con avasalladora inventiva. El genio universal que privilegió la música instrumental en mil juegos de contrastes, irrumpe gracias al Armonía Opus Trío como un caleidoscopio en el que las diáfanas transparencias se fusionan con una impecable dinámica de intensidades, entre lo introspectivo y lo lúdico.

Esa misma versatilidad es la que le permite al trío internarse por los recovecos de la música ciudadana de Buenos Aires en "Niebla y Cemento", de Mario Herrerías, una suerte de prolongación del estilo Piazzolla, pero que avanza más allá, a través de originales síncopas y desafíos politonales.

Es el puente que nos devuelve al conocido Piazzolla de "Tangata" y "Tres minutos con la realidad", en los que la sincera empatía escapa de énfasis inútiles para honrarlo con devoción y autenticidad.

El bis será "Nocturna", la chispeante milonga porteña de Julián Plaza, que estallará en el aplauso.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.