10 películas de superhéroes frente a frente, para ver en cuarentena

Ben Affleck como Batman encabezó el reparto de La liga de la justicia
Ben Affleck como Batman encabezó el reparto de La liga de la justicia
Martín Fernández Cruz
(0)
19 de abril de 2020  • 00:52

El cine replica actualmente una batalla que en los cómics existe desde hace décadas. Tanto Marvel como DC tienen héroes que por algunas de sus características principales, se revelan como las caras de una misma moneda. Luchadores solitarios, supergrupos numerosos o heroínas temerarias, figuras parecidas aunque no iguales. Con más de una decena de películas en ambos universos, este es un buen momento para enfrentar a diez films que pertenecen a una misma categoría, pero que demuestran resultados muy distintos.

El hombre de acero versus Captain América: íconos clásicos

Orígenes: nacidos en la edad de oro de las historietas, ambos personajes establecieron las pautas en el género de superhéroes. Superman era un alienígena proveniente de un planeta destruido, al que adoptaba una cálida pareja de Smalville. Pronto él descubría que tenía súper poderes y dedicaba su vida a impartir justicia. Por su parte, el Capitán América era un un joven que luego de ser inyectado con un suero experimental, se convertía en un poderoso soldado cuya misión era derrotar al ejército nazi. Con el paso de las décadas los dos se convirtieron en emblemas de sus respectivas editoriales y en símbolo de la lucha por la libertad sobre todas las cosas.

Duelo de héroes: luego de una aplaudida etapa en el cine a cargo de Christophe Reeve (y un fallido reboot que recayó en manos de Bryan Singer), Zack Snyder fue el elegido para relanzar a Superman en la pantalla grande. Con el protagónico de Henry Cavill, esta nueva versión causó un gran impacto al mostrar por primera vez al kriptoniano sumergido en gigantescas batallas. En la vereda opuesta, y luego de una versión para el olvido realizada en los setenta, Chris Evans se puso el traje y se lanzó a una lucha contra Cráneo Rojo (Hugo Weaving), el científico más importante bajo el ala de Hitler.

La ganadora: si bien ambos personajes representan ideas similares, estas películas no pudieron ser más diferentes. Snyder intentó actualizar a su Superman, alterando aspectos de su origen (la muerte del padre adoptivo) y convirtiéndolo en alguien solitario, entre otros detalles que contrastaban con aspectos básicos del héroe. Por otra parte, Joe Johnston en Capitán América adoptó el camino opuesto, se basó en la esencia del personaje según los cómics y respetó su origen hasta en la última coma. Al día de hoy, este título es de los más sólidos de Marvel porque toma elementos de las aventuras clásicas, construyendo una figura central con la que resulta sencillo empatizar. En la pantalla, Steve Rogers (Evans) es fiel a sus principios, al revés de un Superman que llega a asesinar a su rival, quizá el error más burdo al momento de pretender modernizarlo. Por todo esto, el film del Capitán América resulta el ganador de la contienda.

El hombre de acero se encuentra disponible en Netflix y Capitán América en Amazon Prime.

Batman: El caballero de la noche versus Logan: héroes crepusculares

Orígenes: con varias series y películas a cuestas, Batman es uno de los superhéroes más adaptado a la pantalla grande (y chica). La saga de Bruce Wayne es conocida por espectadores de todas las edades, pero no así la de Wolverine. El mutante canadiense, dueño de un poder de regeneración instantánea, fue sometido a un experimento en el que recibió un esqueleto irrompible y unas peligrosas garras. A partir de ese momento, inició un camino personal que lo llevó a luchar contra toda clase de enemigos y a formar parte de los X-Men.

Duelo de héroes: si bien los personajes no son parecidos con respecto a sus habilidades, sí las películas los ubican en circunstancias similares, poniéndolos como los grandes derrotados de la historia. En el caso de Logan, el objetivo del protagonista es salvar a una niña, en un mundo en el que la causa mutante está absolutamente muerta. De este modo, Wolverine (Hugh Jackman) se convierte en un paria, en alguien condenado a ver cómo el futuro ideal por el que luchó durante décadas, jamás se concretó. Con respecto a Batman: el caballero de la noche, la aparición del Guasón (Heath Ledger) pone en jaque la lucha del encapotado, cuando él le demuestra que el sistema está corrupto desde sus raíces y ataca a la única persona que Batman procuró defender por sobre todas las cosas.

La ganadora: a pesar de ser directores muy distintos, James Mangold y Christopher Nolan mostraron en estas piezas una sensibilidad compartida. Héroes abatidos, vínculos afectivos rotos, amenazas que quiebran el status quo y una mirada nostálgica sobre los superhéroes como peones inútiles en un mundo cínico. Wolverine y Batman no dejan de preguntarse si sus causas realmente sirven de algo en un contexto de tanta violencia. Pero entre los dos títulos, es el largometraje de Nolan el que logra imponerse no solo por ser un policial perfecto, sino también por un factor clave: el Guasón de Ledger, un villano formidable cuyo único objetivo es destruir a la sociedad desde sus bases. Y no solo es un enemigo brillante por la milimétrica forma de ejecutar su plan, sino porque le demuestra al hombre murciélago que trágicamente, su lucha no tiene fin porque siempre habrá criminales dispuestos a sembrar el caos.

Logan y Batman: el caballero de la noche se encuentran en FLOW.

La mujer maravilla versus Capitana Marvel: las mujeres al poder

Orígenes: dentro de ese período de particular esplendor que atravesó DC, en el que nacieron Superman y Batman, se unió La mujer maravilla. Creada en 1941 por el psicólogo William Moulton Marston, Diana era una amazona que llegaba al mundo para combatir la delincuencia, en una época en el que las historietas mostraban a las mujeres mayormente como secretarias o intereses amorosos de otros héroes. Por su parte, la Capitana Marvel (conocida originalmente como Miss Marvel) debutó con traje y poderes en 1971. Se trataba de una heroína cuya meta era presentar atrapantes aventuras que engancharan a jóvenes lectoras, un segmento tradicionalmente alejado de las historietas de superhéroes.

Duelo de heroínas: el exceso de testosterona y la falta de figuras femeninas que protagonizaran sus propios films era una falla que en Hollywood quisieron enmendar. La Mujer maravilla sí había tenido una serie exitosa en los setenta, pero a pesar de ser un personaje muy fuerte en DC, sus apariciones en otros medios habían sido pocas. El de la Capitana Marvel era un caso similar o peor, porque ella jamás tuvo adaptación más allá de cameos en alguna serie animada. En sus respectivas películas, las heroínas también presentan cosas en común: ambas se encuentran inicialmente sometidas a una estructura que luego eligen desafiar y en la Tierra descubren un nuevo mundo, muy distinto al que conocían y en el que deberán vencer a un peligroso villano.

La ganadora: aunque las dos tramas presentan heroínas sólidas, hay una serie de diferencias no menores. La historia de amor de Diana (Gal Gadot) resulta algo forzada y termina por entorpecer el camino personal de la amazona. Un resultado mejor dio el vínculo que decidieron destacar en Capitana Marvel, que es el de Carol (Brie Larson) con su mejor amiga. Mientras el largometraje de DC se desinfla en su tramo final, el de Marvel gana impulso en su último acto, cuando revela la identidad del villano con una vuelta de tuerca de tintes políticos. Por esto la gran vencedora de esta contienda es la Capitana Marvel, una heroína que en cine aún tiene un extenso camino por delante.

Capitana Marvel y Mujer maravilla se encuentran en Amazon Prime.

Aquaman versus Thor: príncipes descarriados

Orígenes: atento a encontrar nuevas series, en 1962 Stan Lee decidió integrar (su versión de) la mitología nórdica al cosmos de Marvel. De este modo, Thor se convirtió en un ícono de la editorial que presentó ambiciosas aventuras protagonizadas por poderosos guerreros. La historia de Aquaman, más allá de sus obvias diferencias, no lo es tanto. El superhéroe acuático creado en 1941 por Mort Weisinger inicialmente era el protector de los mares y en los años posteriores pasó a ser el centro de un reino submarino de incontables batallas.

Duelo de héroes: tanto Thor (Chris Hemsworth) como Aquaman (Jason Momoa) son dos príncipes que escapan de sus obligaciones reales. Mientras el héroe de Marvel solo se preocupa por participar en escaramuzas de todo tipo, el de DC reniega de su responsabilidades en el reino acuático. Pero en el transcurso de las historias y a través de difíciles desafíos, los dos abrazan su legado y luchan contra las ambiciones de sus respectivos hermanos, que mediante arteras manipulaciones aspiran a perpetuarse en un trono que no les corresponde.

La ganadora: la llegada de Thor al cine era una difícil prueba. En su rol de director, Kenneth Branagah intentó mezclar un tono ligero en la línea de Iron Man, con una impronta à la Shakespeare propia de su filmografía. Teniendo en cuenta la evolución posterior que sufrió Thor en el cine y que culminó con una gran comedia como Thor: Ragnarok, su primera película luce hoy muy descolorida. Con respecto a Aquaman, la historia es otra. Lejos de repetir la torpe solemnidad de Batman vs Superman: el orígen de la justicia, la trama del hombre submarino pone el acento en la aventura y en una figura de gran carisma. De esta forma, el realizador James Wan lleva adelante una locomotora que no se detiene y que entrega grandes batallas y enemigos de todo tipo. Por ese motivo, Aquaman resulta el ganador de este enfrentamiento.

Thor se encuentra en Netflix y Aquaman en HBO GO.

Los Vengadores versus Liga de la justicia: duelo de supergrupos

Orígenes: la fórmula hoy resulta obvia, pero al momento de su debut fue una verdadera revolución. En 1960 el guionista Gardner Fox reunió en un mismo título a los íconos de DC y así nació la Liga de la justicia, un boom de ventas. Solamente tres años después, Marvel repitió la idea con Los Vengadores. Al día de hoy, ambas series son de las más vendidas dentro de sus respectivas editoriales.

Duelo de héroes: el estreno de Los Vengadores en 2012 fue el primer gran evento de Marvel en cine. Luego de dos films de Iron Man, uno de Thor, de Hulk y del Capitán América, los héroes emblema se unían para una grandilocuente batalla en la que debían derrotar a Loki (Tom Hiddleston) y a un ejército de alienígenas. Y la decisión de elegir a Joss Whedon como director, un experto en materia de historietas y creador de Buffy, la cazavampiros fue de lo más acertada. A Los Vengadores no le costó acomodarse entre los títulos más visto de 2012, y el entusiasmo de los espectadores fue tal que en los años posteriores se lanzaron tres secuelas que aumentaron la cantidad de héroes y villanos. Por su parte, el caso de La Liga de la justicia fue muy distinto. Poco convencidos del tono que Snyder le estaba dando al largometraje (y teniendo en cuenta la decepción que supuso Batman vs Superman), se decidió reclutar también a Whedon (recientemente divorciado de Marvel) para que intentara imprimirle un aire más ameno a una trama ridículamente solemne. De esa manera, en 2017 llegaba por primera vez al cine el equipo insignia de DC.

La ganadora: como muchos films de Marvel, Los Vengadores respetó notablemente el espíritu de los cómics en los que se basó y si bien hubo cambios en su formación (quitando al Hombre Hormiga y la Avispa, miembros fundacionales en las historietas), la trama respiraba una mezcla de aventura y sentido del humor, ingredientes que hacen a la firma de Marvel en el cine. A su vez, La Liga de la justicia fue un Frankenstein de dos cabezas. Por un lado, se notaba el tono oscuro de Snyder, que luego era parcialmente borrado por la impronta más ligera de Whedon. El público le dio la espalda al largometraje y su taquilla en los Estados Unidos fue de 230 millones (Guardianes de la galaxia 2, que se estrenó el mismo año y con personajes mucho menos populares que Batman y compañía, había recaudado 389 millones). El fracaso de La Liga de la justicia fue una oportunidad perdida, mientras que las aventuras de Los Vengadores crecieron con el transcurso de los años y no solo le quitaron a los héroes de DC su lugar de popularidad, sino lograron que Endgame, última entrega de la saga, se corone como el film más visto de todos los tiempos. Con Los Vengadores Marvel logró un pico de calidad, mientras que con la Liga de la justicia, DC tocó su piso más bajo.

Los Vengadores se encuentra disponible en Netflix y La liga de la justicia en Amazon Prime.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.