Boda sangrienta: no hay nada peor que la familia unida

Paula Vázquez Prieto
(0)
5 de diciembre de 2019  

Boda sangrienta (Ready or not, Estados Unidos, 2019) / Dirección: Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillet / Guion: Guy Busick, Ryan Murphy / Fotografía: Brett Jutkiewicz / Edición: Terel Gibson / Elenco: Samara Weaving, Adam Brody, Andie McDowell, Mark O'Brien, Melanie Scrofano / Distribuidora: Fox / Duración: 95 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión: muy buena

Con un espíritu festivo y nada pretencioso, Boda sangrienta se piensa como una farsa sobre varios de los temas en danza en las historias de terror: la familia como origen de los miedos y las terribles consecuencias de no pertenecer al mundo prometido. Esas ideas que las películas de Jordan Peele ( ¡Huye!) y Ari Aster ( Midsommar) visten de sofisticación, el eufórico experimento de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett no solo las recrea en sus términos disparatados, sino que las tiñe de un gore aristocrático y medieval, celebrado en el seno de una familia de millonarios con ambiciones de privilegiada posteridad.

Grace (Samara Weaving), huérfana de afecto, cree haber encontrado a la familia perfecta en la mismísima noche de bodas. Pero, como ya lo sabemos, las apariencias siempre engañan. Y es en el día de su casamiento, todavía vestida de blanco, cuando descubre que sus suegros han celebrado el más sangriento de los pactos fáusticos, en el que ella parece tener un papel estelar.

Quizás el único defecto de la película sea asegurarnos una y otra vez la clave que la atraviesa, condensada en la desesperada frase de Grace: "¡Maldita gente rica!". Pero más allá de ese pecado perdonable, los directores asumen con desenfado un estilo lúdico que llega hasta el límite, heredero de los años del mejor terror de De Palma (con homenaje al final de La furia incluido) y de esa máxima de toda película sobre el miedo: no hay nada peor que la familia unida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.