Suscriptor digital

Cinco increíbles transformaciones de Amy Adams

En The Master
En The Master Fuente: Archivo
La camaleónica actriz que llegó a nuestras salas con Animales nocturnos interpretó personajes de lo más disímiles; en esta nota recordamos algunos
Milagros Amondaray
(0)
9 de diciembre de 2016  • 00:59

*1. PEGGY DODD en THE MASTER

A simple vista, los roles de dominante y dominado de The Master parecen corresponderles a Lancaster Dodd ( Philip Seymour Hoffmann ) y a Freddie Quell (un descomunal Joaquin Phoenix ). De un lado, el líder persuasivo inspirado en el creador de la Cienciología Ron L. Hubbard, cuyo objetivo es conquistar almas perdidas. Del otro, el muchacho errante, quebrado y fuera de sí que pasa de estar a la deriva a subirse al barco (metafórico y literal) de ese hombre que promete "curarlo".

Sin embargo, en el medio de ambas figuras se ubica Peggy Dodd ( Amy Adams ), la esposa de Lancaster, una mujer que habla poco porque le da otro valor a la palabra: menos siempre es más. Por lo tanto, cuando ella se dirige a alguien, todos se detienen a oírla, su voz es respetada. A fin de cuentas es Peggy quien le ordena a su marido que se ocupe de mantener bajo control el ambiente "por medio del ataque". Adams, nominada al Oscar por este personaje creado por el gran Paul Thomas Anderson, se transforma para ponerle el cuerpo a un mujer que es como un monstruo dormido que vive para solidificar su imperio bajo un lema unívoco: "Esto es algo que hacés por un billón de años o no lo hacés, esto no es moda".

The Master (2012)

00:26
Video

*2. SYDNEY PROSSER en ESCÁNDALO AMERICANO

En Escándalo americano
En Escándalo americano Fuente: Archivo

"No sos nada para mí hasta que no seas todo", le dice Sydney Prosser (Adams) a Irving Rosenfeld ( Christian Bale ) antes de subirse a un avión para poner en marcha una gran estafa junto a su amante. Esa frase de Escándalo americano, la despareja película de David O. Russell co-escrita con Eric Warren Singer, pone de manifiesto varias aristas de Sydney, el personaje más complejo de un film de espejitos de colores. Esa mujer no solo se mueve en los extremos (en ese "a todo o nada") sino que también exuda vulnerabilidad cuando de amor se trata. Sydney, la ladrona de guante blanco basada en la figura de Evelyn Knight, podrá convertirse en Lady Edith Greensly y cambiar su acento y su postura con el fin de concretar sus planes pero, cuando Irving se rehúsa a dejar a su esposa, el intenso maquillaje y los llamativos vestidos son reemplazados por unos ojos rojos de tanto llorar y una bata para no salir de la cama.

La actriz capta a la perfección la dualidad y el tormento de un personaje que, según ella, fue el que más le costó preparar en su carrera y por el cual tuvo varios enfrentamientos en el rodaje con el temperamental Russell.

The Master (2012)

00:26
Video

*3. CHARLENE FLEMING en EL GANADOR

Con Mark Walhberg en El ganador
Con Mark Walhberg en El ganador Fuente: Archivo

Como prueba de la versatilidad de Adams cabe destacar que en el mismo año en el que filmó El ganador, también lideró la comedia romántica Año bisiesto, una película menor pero encantadora en la cual demostró que le es fácil obtener química con sus co-protagonistas (en ese caso, con Matthew Goode). Sin embargo, es su primera colaboración con David O. Russell la que resulta indeleble hasta el día de hoy, y que de algún modo se adelanta a lo que veríamos en Escándalo americano: Charlene Fleming, la novia de Micky Ward (el boxeador que personifica Mark Wahlberg ), también es una mujer visceral y sanguínea, cualidades necesarias para plantarse dentro de la familia de su pareja que le quiere arruinar la vida.

Adams, con una economía de recursos admirable y esa mirada tan expresiva, logra una actuación mucho menos caricaturesca que la de Melissa Leo (quien terminó ganando el Oscar como mejor actriz de reparto) porque lo suyo se basa en una premisa insoslayable: que su personaje sea real, humano, de carne y hueso, reconocible.

*4. JULIE POWELL en JULIE & JULIA

Como Julie Powell en la película de Nora Ephron
Como Julie Powell en la película de Nora Ephron

Cómo se la extraña a Nora Ephron. La escritora, guionista y directora tenía una sensibilidad para mostrar la camaradería entre las mujeres, la batalla de los sexos y los altibajos del romance que, entre tanta comedia romántica genérica, la ausencia de su pluma se nota muchísimo. Para Julie & Julia , Ephron se basó tanto en las memorias de Julia Child (My Life in France) como en el libro de Julie Powell (también titulado Julie & Julia) para mostrar los paralelismos entre la cocinera de California y la escritora de Texas. Adams se reencontró con Meryl Streep un año después de La duda y, a pesar de no cruzarse en ninguna escena, supo cómo transmitir esa devoción de Powell no solo por las comidas de Child sino también por su filosofía de vida.

La mujer más experimentada le contagia a la joven bloguera la pasión por la cocina y por el disfrute de la vida en pareja. En este sentido, cuando Ephron pone el foco en la relación de Child con su marido Paul (un excelente Stanley Tucci) y en la de Powell con Eric (Chris Messina), su película adquiere otra tesitura y esa sensibilidad que mencionábamos previamente late en cada fotograma como late el corazón de Paul en esa inolvidable declaración de amor.

*5. MARGARET KEANE en RETRATOS DE UNA MENTIRA

En Retratos de una mentira de Tim Burton
En Retratos de una mentira de Tim Burton Fuente: Archivo

Cuando Amy Adams ganó el Globo de Oro como mejor actriz de comedia por Retratos de una mentira, subió al escenario y aseguró sentirse completamente sorprendida. Imposible no secundarla. La biopic de Tim Burton está lejos de pertenecer a ese género y es un film tan mediocre que resulta milagroso que Adams haya podido obtener un galardón por el mismo. De hecho, el premio clarifica cómo la actriz se puso al hombro un largometraje carente de inventiva y con un Christoph Waltz en un registro desatado y disonante.

Retratos de una mentira podría haber sido un manifiesto feminista sobre la odisea de la pintora Margaret Keane por recobrar su identidad luego de que su marido Walter (Waltz) se atribuyera la autoría de sus cuadros. Sin embargo, Burton se queda en la superficie cuando muestra el juicio final de los Keane como una parodia y no como una declaración de principios sobre el arte. De todas formas, aunque se trate de una película fallida, Adams hace mucho con un material endeble de los guionistas Scott Alexander y Larry Karaszewski, quienes luego afilarían mejor los lápices para su enorme miniserie American Crime Story: The People v. O. J. Simpson.

*El trailer Animales nocturnos

Trailer de Animales Nocturnos

02:17
Video

*Trailer de Arrival, la película que le podría dar su primer Oscar:

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?