Opinión. Dino de Laurentiis, una vida de película