En casa. El padrino, de lujo y restaurado