Era la morocha entre las rubias platinadas