100 años de perdón: gran despliegue y diversión

Se estrenó la película protagonizada Rodrigo de la Serna, Joaquín Furriel, Luciano Cáceres y Luis Tosar y te contamos qué nos pareció
Diego Batlle
(0)
3 de marzo de 2016  

100 años de perdón (España-Argentina/2016) / Dirección: Daniel Calparsoro / Guión: Jorge Guerricaechevarría / Fotografía: J. Inchaústegui / Música: A. Marie Beauchamp, J. Cancela y J. de la Rosa / Edición: A. Frutos Pérez / Diseño de producción: J. P. De Gaspar / Elenco: Rodrigo de la Serna , Luis Tosar, Joaquín Furriel , Luciano Cáceres, Raúl Arévalo, Marian Álvarez, Patricia Vico, Nani Jiménez y José Coronado / Distribuidora: Fox / Duración: 98 minutos / Calificación: Apta para mayores de 13 años

Nuestra opinión: buena

Un equipo técnico en su gran mayoría español y un elenco con preponderancia argentina unieron fuerzas para una coproducción que incursiona con solvencia y solidez en el cine de género, aunque la sumatoria de subtramas y capas que recubren el conflicto principal (el golpe a un banco) no siempre agregan demasiado y en algunos casos incluso terminan restándole algunos puntos a lo que en definitiva es un producto bastante entretenido.

Jorge Guerricaechevarría -habitual guionista de Alex de la Iglesia- escribió esta historia sobre un grupo comando liderado por El Uruguayo (Rodrigo de la Serna) y El Gallego (Luis Tosar) e integrado por un par de argentinos, El Loco (Joaquín Furriel) y Varela (Luciano Cáceres), que en un día lluvioso y de tráfico imposible irrumpen en la sucursal de un banco de Valencia que justo está en pleno proceso de reestructuración. Los delincuentes planean saquear las cajas de seguridad y huir por unos túneles, pero el diluvio ha anegado las alcantarillas y obliga a cambiar los planes. Además, el misterioso contenido de una de esas cajas generará no sólo una tensión entre los dos líderes de los asaltantes sino también una creciente preocupación en los distintos negociadores y en las altas esferas de la política española.

El director Daniel Calparsoro -de amplia experiencia en el thriller- ratifica su profesionalismo y ductilidad para el género, pero la película, que funciona razonablemente en el terreno clásico del robo a un banco (remite en varios aspectos a El plan perfecto), termina siendo engordada con demasiadas hormonas y se pone además algo obvia y moralista cuando denuncia las miserias y corrupciones del poder. Allí, cuando intenta justificar su título que responde al viejo dicho sobre quien roba a un ladrón, es donde resulta menos eficaz. De todas formas, el imponente despliegue de recursos en la producción, el ingenio en varias de sus vueltas de tuerca y el talento que se reunieron delante y detrás de cámara alcanzan para convertir a 100 años de perdón en un más que digno producto con aspiraciones masivas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.