Paolo Sorrentino homenajea a Maradona en su nueva película, Ha sido la mano de Dios

Paolo Sorrentino apeló a la histórica "Mano de Dios" para denominar su nueva película
Paolo Sorrentino apeló a la histórica "Mano de Dios" para denominar su nueva película Crédito: Claudio Porcarelli/Netflix
(0)
8 de julio de 2020  • 17:52

Con recuerdos personales muy profundos y un reconocimiento expreso a Diego Maradona, Paolo Sorrentino prepara su próxima película, un proyecto para Netflix que acaba de confirmarse.É stata la mano di Dio (Ha sido la mano de Dios) es el título de la nueva obra escrita y dirigida por el realizador de La gran belleza.

"Me emociona mucho la idea de volver a filmar en Nápoles, a 20 años exactos de mi primera película. Por primera vez voy a contar una historia íntima y personal, una novela de iniciación que será alegre y dolorosa al mismo tiempo", anunció Sorrentino. No hay todavía detalles sobre el argumento de la película. Sorrentino se limitó a decir que será un "regreso a casa", a su ciudad natal. Más allá del hermetismo, algunos sitios de Hollywood (más precisamente el portal Deadline) y medios italianos ya adelantaron que la película no tendrá un eje narrativo relacionado directamente con el fútbol. Tampoco una referencia expresa al célebre gol que Maradona le convirtió a Inglaterra en el Mundial 1986 y quedó en la historia como "la mano de Dios".

Pero en cambio, todo hace suponer que el título de la película reflejará un vínculo afectivo muy profundo que une a Sorrentino con el astro argentino. Esa conexión quedó revelada por primera vez en 2019 cuando el realizador fue invitado a un programa conducido por Raffaella Carrá en la RAI. Allí Sorrentino contó por primera vez que sus padres murieron mientras dormían, a raíz de las emanaciones tóxicas de una estufa, en una casa que la familia tenía en la región montañosa de los Abruzos.

Adelanto de The New Pope

02:03
Video

"Maradona me salvó la vida -confesó Sorrentino en ese programa-. Siempre íbamos de vacaciones a ese lugar de montaña y en ese momento tenía 16 años. Yo soy fanático del Napoli desde la cuna, insistía mucho en querer ir a la cancha y ese fin de semana mi padre me dio la autorización. La pasión nos salva, pero también puede matarnos. Mi padre, por ejemplo, era un apasionado del esquí. Me dieron el permiso, ellos se fueron y cuando llegó el día del partido y sonó el timbre pensé que era el amigo con el que había arreglado ir a la cancha. En cambio venían a darme la noticia más terrible. Es uno de esos dolores que te marcan para toda la vida", recordó. Aquélla adolescencia de Sorrentino coincidió con el mejor momento de Napoli en la historia del fútbol italiano. En uno de los mejores momentos de su carrera futbolística, Maradona había llevado al equipo a ganar el campeonato por primera vez en su historia, en 1987 y 1990.

En esa conversación con Carrá, Sorrentino también recordó con felicidad el momento en que recibió un llamado de Maradona poco después de haber ganado el Oscar a la mejor película extranjera con La gran belleza. "Fue un instante de gran felicidad, pero terminó rápido porque recibí la llamada en medio de un vuelo y la azafata me pedía ansiosamente que dejara el teléfono. Después volví a cruzarme con Maradona en Madrid, durante un partido que jugaba Napoli allí, pero no estoy seguro de que me hubiera reconocido, porque acababa de pelearse con su novia", comentó.

La figura de Maradona sobrevoló otra de las películas de Sorrentino, Youth, un relato alegórico que transcurre en un lujoso spa de los Alpes suizos, protagonizado por Michael Caine, Harvey Keitel y Jane Fonda. Allí, entre los huéspedes, aparece una figura muy parecida a la del astro del fútbol argentino, aunque marcado por el sobrepeso y algunas otras dificultades físicas. Sorrentino convocó para ese papel a nuestro compatriota Roly Serrano.

Y en sus trabajos más recientes, The Young Pope y The New Pope, series disponibles en Fox Premium, Sorrentino vuelve a mostrar su amor futbolístico por Napoli a través de la figura del cardenal Angelo Voiello, secretario de Estado del Vaticano, interpretado por el actor italiano Silvio Orlando. Allí vemos al religioso pendiente todo el tiempo de lo que ocurre con el equipo de sus amores y encomendándose de tanto en tanto a "San Pipita", apodo con el que se conoce a Gonzalo Higuaín, el delantero argentino que tuvo un exitoso paso por Napoli.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.