Los Oscar de Hollywood, a las redes sociales

En una ceremonia con pocas sorpresas y ambiente descontracturado, 12 años de esclavitud fue la mejor película y Twitter, la estrella
Natalia Trzenko
(0)
4 de marzo de 2014  

"Todo puede pasar. Hay miles de posibilidades. Posibilidad uno: 12 años de esclavitud gana como mejor película. Posibilidad 2: ustedes son todos racistas." Así de clara fue Ellen DeGeneres en su monólogo de apertura de la 86a ceremonia de entrega de los premios Oscar que se realizó anteanoche en Hollywood. La broma tenía mucho de verdad. Es que desde hace meses pocos dudaban de que el film dirigido por el británico Steve McQueen se quedaría, como finalmente sucedió, con el trofeo más importante de la noche. La mayoría apostaba a que los integrantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas no se animarían a elegir a cualquier otra de las nominadas para tal honor. Y tuvieron razón. De hecho, prácticamente todos los galardones parecían decididos desde hace mucho tiempo y sólo faltaba que llegaran a las manos de sus legítimos dueños: Alfonso Cuarón, Matthew McConaughey, Lupita Nyong'o, Jared Leto y Cate Blanchett. Sin sorpresas en el podio, la incógnita era entonces cómo se las arreglarían los productores del show para entretener al público del mundo durante más de cuatro horas de ceremonia. La respuesta: rompiendo Twitter y repartiendo pizza entre las estrellas, que entendieron que ya no alcanza con desfilar por la alfombra roja a la vista de las cámaras. Ahora, lo que importa son las redes sociales.

Las expectativas son altísimas y duran meses. Cada premio de críticos, guionistas, actores, productores, directores y varios etcéteras funciona como un preámbulo para la gran noche de Hollywood. El suspenso se empieza a acumular, como los kilómetros de alfombras rojas caminados por los nominados y las pilas de trajes y vestidos probados, usados y retratados. Todo el glamour y la magia de la industria del cine se condensan en esas horas –largas– que dura el pico más alto de la temporada de premios. Y, por supuesto, los resultados de tanta espera, ilusión y estrategias de negocios dejan muchos momentos para el recuerdo, además de unos cuantos para el olvido, también.

El show de Ellen y un récord tuitero

Ellen DeGeneres, una de las figuras más populares de los Estados Unidos gracias a su talk-show televisivo, parecía la mejor elección para agradar y divertir a todos. Ídola de las amas de casa y amiga de las estrellas, la conductora y cómica hizo un monólogo de tono bastante parecido a los que suele presentar todos los días en su ciclo de TV. Es decir, nada demasiado extraordinario y más bien amable, salvo para Liza Minelli, que no pareció demasiado contenta de ser "confundida" con un muy buen imitador de ella misma. Pero, claro, la gran contribución de DeGeneres a la historia de los Oscar fue aprovechar los casi ¡27 millones! de seguidores que tiene en Twitter para hacer de su foto con las estrellas en la platea la imagen más retuiteada de la historia de esa red social (récord que hasta ahora ostentaba un tuit de Barack Obama del día de su reelección).

El exilio de Giuliana

Para el público seguidor de las alfombras rojas, y más precisamente de la transmisión de E!, a pesar de los momentos algo incómodos, de las preguntas repetidas y la insistencia en el uso de la mani-cam (camarita que detalla la manicura de las estrellas), la presencia de Ryan Seacrest y Giuliana Rancic forma parte de la experiencia Oscar. Anteanoche, sin embargo, la experiencia quedó algo trunca. Es que, a pesar de que el untoso Seacrest estuvo firme en la alfombra para recibir a las estrellas, Rancic quedó encerrada en el estudio, muy lejos de la interacción con las estrellas. Su revancha tal vez llegue en la edición especial del Fashion Police, que se verá esta noche por la señal.

Héroes del montón

Veinticuatro premios que entregar, una platea repleta de talentos y bellezas y las ganas de celebrar la tradición y el presente del cine no parecen ser suficientes para los productores de la ceremonia, que este año decidieron además que era una buena idea destacar a los diferentes tipos de héroes de la gran pantalla. Dividido en tres segmentos, el homenaje fue apenas una aglomeración de imágenes editadas sin demasiado cuidado ni inspiración. Y, sobre todo, irrelevante en el contexto de la que se supone es la gran fiesta del cine industrial.

Will Smith, De los Razzies a los Oscar sin escala

El sábado pasado, 24 horas antes de los Oscar, Will Smith recibió malas noticias. Por su participación en Después de la tierra, él y su hijo Jaden recibieron los premios Razzies al peor actor protagónico y secundario. Un ¿reconocimiento? que se sumó al rotundo fracaso que resultó el film dirigido por M. Night Shyamalan. Tal vez para devolverle el humor a una de sus estrellas más risueñas, en los Oscar, Smith tuvo un protagonismo que ni muchos de los nominados recibieron. Con varios de sus personajes incluidos y destacados en los montajes dedicados a los héroes del cine y el privilegio de ser el encargado de entregar el premio a mejor película, está claro que el actor sigue siendo un favorito de la Academia.

Jared y Lupita, los ganadores de la gente

Si alguien no se emocionó con los discursos de agradecimiento de Jared Leto y Lupita Nyong’o probablemente estuviera demasiado distraído retuiteando el selfie de DeGeneres o no tiene corazón. Honestos, elocuentes y sensibles, los ganadores al mejor actor y la mejor actriz de reparto hablaron de los suyos sin dejar de reconocer al mundo que existe más allá de los brillos y las estatuillas doradas que los rodean desde hace meses.

Pharrell, el todopoderoso

Productor musical afamado, intérprete destacado, ganador de varios Grammy y nominado al Oscar, Pharrell Williams está pasando un gran momento en su carrera, y aunque anteanoche no consiguió el Oscar sí logró protagonizar uno de los pocos momentos musicales dignos del esplendor de estos premios. Divertido, carismático y con mayor despliegue del que se les otorgó a sus competidores, Williams interpretó su tema "Happy", de Mi villano favorito 2, y hasta se dio el lujo de bailar con Amy Adams y la reina eterna de esta fiesta: Meryl Streep.

De Fellini, Scorsese y Maradona

Sucedió exactamente lo esperado. Ni siquiera la categoría de mejor película extranjera, una de las menos predecibles de los Oscar, se salió de libreto. Aunque cuando el director italiano Paulo Sorrentino subió al escenario para recibir su premio por el film La grande bellezza, algunos se deben de haber desconcertado por su discurso de agradecimiento que incluyó a quienes más lo inspiraron: Federico Fellini, Martin Scorsese y Diego Armando Maradona.

John Travolta, contra el apuntador

¿Qué habría pasado si a John Travolta le hubieran pedido que presentara a Lupita Nyong’o o Chiwetel Ejiofor? Es mejor ni imaginarse qué desastres habría cometido el actor que, puesto a dar una introducción entusiasta a la estrella de Broadway Idina Menzel, la renombró "Adele Azim". O al menos algo así se le entendió, justo antes de que la protagonista de Frozen: una aventura congelada cantara una versión algo descompasada de "Let It Go", el tema que finalmente ganó el Oscar.

La Pizza de los domingos en lo de los Pitt-jolie

Probablemente no haya sido el chiste más corto o gracioso de la historia de los Oscar, pero el pasaje en el que DeGeneres apareció con unas cajas de pizza para repartir entre la hambrienta platea al menos consiguió demostrar que las estrellas son iguales a nosotros. Aunque estén casados con Angelina Jolie. Muy interesado en quedarse con una porción, Brad Pitt ofició de mozo, repartió platos de papel y, como recompensa, recibió un pedazo de pizza para apaciguar el hambre hasta el final de la larga ceremonia. Ver al actor y productor –que anteayer ganó su primer Oscar por 12 años de esclavitud– comiendo en su butaca del Dolby Theater bajo la amorosa mirada de Jolie quizá no haya sido la imagen más glamorosa de Hollywood, pero seguro que fue una de las más divertidas.

Los ganadores

Principales triunfadores en los premios

  • Película

    12 años de esclavitud, de Steve McQueen
  • Director

    Alfonso Cuarón (Gravedad)
  • Actriz

    Cate Blanchett (Blue Jasmine)
  • Actor

    Matthew McConaughey

    (Dallas Buyers Club: El club de los deshauciados)
  • Actriz de reparto

    Lupita Nyong’o (12 años de esclavitud)
  • Actor de reparto

    Jared Leto (Dallas Buyers Club: El club de los deshauciados)
  • Guión original

    Ella (Spike Jonze)
  • Guión adaptado

    12 años de esclavitud

    (John Ridley)
  • Película animada

    Frozen de Jennifer Lee, Chris Buck y Peter del Vecho
  • Fotografía

    Gravedad (Emanuel Lubezki)
  • Edición

    Gravedad (Alfonso Cuarón y Mark Sanger)
  • Vestuario

    El gran Gatsby (Catherine Martin)
  • Diseño de producción

    El gran Gatsby (Catherine Martin)
  • Película extranjera

    La grande bellezza de Paolo Sorrentino
  • Documental

    20 Feet From Stardom de Morgan Neville, Gil Friesen y Caitrin Rogers
  • Maquillaje

    Dallas Buyers Club: El club de los deshauciados (Adruitha Lee y Robin Mathews)
  • Música original

    Gravedad (Steven Price)
  • Canción original

    "Let It Go" de Frozen
  • Efectos especiales

    Gravedad (Tim Webber, Chris Lawrence, David Shirk y Neil Corbould)
  • Edición de sonido

    Gravedad (Glenn Freemantle)
  • Mezcla de sonido

    Gravedad (Skip Lievsay, Niv Adiri, Christopher Benstead y Chris Munro)
  • MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.