"Luna de octubre", desparejo intento de lograr un Mercosur cinematográfico

Fernando López
(0)
30 de agosto de 2001  

"Luna de octubre" ("Lua de outubro", Brasil-Argentina-Uruguay/1997, color). Dirección: Henrique de Freitas Lima. Con Marcos Winter, Alberto de Mendoza, Beatriz Rico, Paulo Silva, Elena Lucena, Oscar Simch. Guión: Alfredo Sirkis, sobre argumento de Mariangela Grando y Henrique de Freitas Lima, inspirado en relatos de Mario Arregui. Fotografía: Alberto Basail. Música: Sergio R. Rojas y Celau Moreyra. Presentada por Primer Plano Film Group. Duración: 98 minutos.

Nuestra opinión: regular.

Desde su nacimiento, el Mercosur ha prestado muy escasa atención a la cultura que hay en común entre los pueblos integrantes de la alianza y casi ninguna al cine, que bien podría contribuir a afianzar otros lazos ,además de los económicos. Los muy empeñosos Henrique de Freitas Lima y Mariangela Grando -uno director, la otra productora, los dos libretistas- quisieron corregir ese olvido y pusieron su determinación y paciencia para lograr la realización de "Luna de octubre", a la que presentan como "primera producción conjunta del Mercosur". Sólo por esa noble intención ya merecerían el reconocimiento.

Pero además debe celebrarse que eligieran como escenario del film su propia tierra y ambientaran su ficción en un período de su historia: el muy agitado de la Guerra Civil Gaúcha de 1923, que enfrentó a chimangos y maragatos, es decir federalistas y republicanos.

"Luna de octubre" cuenta la historia de un capitán republicano, Pedro Arzábal, que al final de la guerra, decidido a emprender una vida más serena, llega a una estancia próxima a la frontera con la Banda Oriental para hacerse cargo de unas tierras que le han prometido como recompensa. El dueño de esas tierras, don Marcial López, el autoritario amo político de la región, no parece dispuesto a cederlas, aunque no niega el compromiso.

Durante los días que pasa a la espera del cumplimiento del trato, el joven ex guerrero comprueba que todavía hay muchos odios y resentimientos entre los dos bandos políticos: a cada rato estalla una riña y a veces hay disparos y sangre. La otra cosa que comprueba, aunque quizá demasiado tarde, es que la extraña y bella hija de don Marcial, muda desde que sufrió algún secreto trastorno, es una tentación peligrosa.

Paisaje y vida cotidiana

Además de exponer esta historia dramática, el film busca describir el paisaje y la vida cotidiana en la pampa de Rio Grande do Sul. Hay demorados paseos por las planicies y los montes, imágenes que informan de la tarea diaria de los criadores de ganado y brochazos sobre los hábitos típicos de la gente de la zona: la mateada, el asado, los duelos a cuchillo. Todo es muy simple y llano, casi ingenuo, pero a falta de imaginación hay en este costado documental alguna espontaneidad que compensa: se nota al menos que Henrique de Freitas Lima tiene cierta familiaridad con lo que observa y que su propósito no es hacer pintoresquismo for export.

En el terreno de la ficción, los resultados son menos alentadores, no tanto por las irregularidades del guión, que son muchas e indisimulables, como por la escualidez de la puesta en escena, la escasa fluidez narrativa y la falta de guía de un elenco que se las arregla como puede, y en muchos casos, puede poco y nada. Como Elena Lucena, a cargo del papel más desdichado: la inevitable bruja que aquí sueña con un mamboretá y vaticina la desgracia. O como la española Beatriz Rico, que se topa con un personaje cuyos enigmas parecen ser al fin tan misteriosos para ella como para el público. Marcos Winter (el capitán-galán) sale bastante airoso gracias a su mesura y los actores gaúchos le sacan provecho a su espontaneidad cada uno a su manera. Lo más curioso de todo, por lo menos para el público local, es oírlo a Alberto de Mendoza hablar en portuñol con voz prestada.

Hay mejores resultados en otros rubros: la fotografía del recordado Alberto Basail, por ejemplo, o la música que acompaña los paseos por el paisaje y pasa revista a todos los ritmos que son comunes a los tres países comprometidos en la producción. Un aporte de Sergio R. Rojas y Celau Moreyra al repertorio del Mercosur

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.