Por qué Suecia es el paraíso de las mujeres cineastas

Un modelo que buscan imitar en América latina
Un modelo que buscan imitar en América latina
Rocío García
(0)
2 de octubre de 2017  

MADRID.- La igualdad de género es cuestión de decisiones políticas y sociales. Así de claro lo vio Anna Serner cuando se hizo responsable del Instituto del Cine de Suecia. En sólo tres años, el número de mujeres directoras suecas ha aumentado del 26% en 2012 al 50% en 2015. Está claro que este modelo es la envidia de todas las mujeres cineastas iberoamericanas, que se han reunido en el marco del Festival de Cine de San Sebastián para debatir una situación que califican de "dolorosa y clamorosa".

El modelo implantado en Suecia comienza por la contabilización real de la presencia de mujeres en el cine y en los proyectos que se presentan para las ayudas, y, una vez priorizado el nivel de calidad, se pone el acento en aquellos trabajos firmados por cineastas femeninas, para que no sufran discriminación. Se intensifica de esta manera la mirada en las realizadoras que presentan proyectos de calidad. Otro punto en el que ha trabajado el instituto de cine sueco es en el de formar grupos de trabajo de directoras que acogen a jóvenes cineastas y les enseñan y muestran todos los recovecos de la industria y cómo superarlos. También existe un programa especial dedicado a las escuelas y universidades, dirigido a fomentar el deseo evidente de muchas adolescentes que muestran sus ganas de ser directoras, pero que luego, por diversas causas, se desvanecen.

Con el ejemplo sueco y la lucha titánica de Serner, se ha celebrado el I Foro Fiacine de Cineastas Iberoamericanas, que ha reunido en la ciudad donostiarra a representantes de nueve academias de cine (incluyendo la argentina), con el objetivo de estudiar medidas que ayuden a conseguir la igualdad de género en el sector. De momento, las cifras son más que desalentadoras. Según un estudio realizado por Fiacine (Federación Iberoamericana de Academias de Cine), de los 3700 miembros de las academias de los seis países citados, sólo el 31% son mujeres, cifra que desciende al 27% en el ámbito de la producción y al 18% en el de dirección. En todos los oficios de la industria cinematográfica (montaje, sonido, guión, fotografía o dirección de arte) la presencia de las mujeres es muy inferior a la de los hombres. Sólo hay una excepción y es el caso de la interpretación, en las que las actrices superan con un 51% a los actores.

"De los 798 largometrajes iberoamericanos estrenados en 2016, sólo el 10% ha sido dirigido por mujeres en el género de la ficción, mientras que en el documental la cifra asciende a un 21%", señaló Azucena Rodríguez, miembro de la academia española.

"No hay que pensar en cuotas, sino centrarnos en la calidad de los proyectos, y está demostrado que las mujeres son iguales a los hombres en este campo", concluyó Anna Serner.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.