Reflejos siniestros: una madre oscura y vengativa

Trailer de Reflejos siniestros

01:09
Video
Paula Vázquez Prieto
(0)
21 de noviembre de 2019  

Nuestra opinión: buena

Reflejos siniestros (Pikovaya dama. Zazerkalye, Rusia/2019) / Dirección: Aleksandr Domogarov / Guion: Maria Ogneva / Fotografía: Aleksey Strelov / Edición: Vladimir Markov. Elenco: Angelina Strechina, Daniil Izotov, Valeriy Pankov / Distribuidora: B+F Paris / Duración: 83 minutos / Calificación: apta para mayores de 13 años con reservas.

La dama vestida de negro parece tener un fuerte arraigo en las historias de fantasmas. Una especie de madre oscura y vengativa que regresa de la muerte vestida de luto para curar su dolor con la sangre de los inocentes. Como era de esperar, Rusia también tiene la suya, conocida como Reina de Espadas, cuyo poder deriva de una ancestral leyenda que incluye macabros hechizos, muertes infantiles y muchos, pero muchos espejos.

Reflejos siniestros
Reflejos siniestros

Pensada como una secuela de Pikovaya dama. Chyornyy obryad (2015) -algo así como La Reina de Espadas: el oscuro rito, inédita aquí-, Reflejos siniestros reinventa esa leyenda sobre la base de las convenciones clásicas del cine de terror: caminatas por largos corredores, sótanos con signos de ritos macabros, espejos rotos, deseos que resultan maldiciones. Al nunca trascender ese punto de partida, la película se acomoda en esa meseta y en lugar de explorar los elementos autóctonos de esa mitología, de teñir a sus personajes con miedos auténticos, termina siguiendo al pie de la letra las recetas conocidas del terror universal.

Pese a esas limitaciones, la película dirigida por Aleksandr Domogarov resulta algo inquietante cuando se aparta de la estricta guía para lograr sobresaltos: lo mejor se halla en la relación entre los dos hermanos que terminan en el internado luego de la trágica muerte de su madre, en esa inevitable tensión entre amor y odio que aviva la certeza de la orfandad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.