Pájaros de verano: rituales, modernidad y violencia

Marcelo Stiletano
(0)
26 de septiembre de 2019  

Trailer de Pájaros de verano

02:05
Video

Pájaros de verano (Colombia-Dinamarca-México/ 2018) / Dirección : Cristina Gallego y Ciro Guerra / Guion : María Camila Arias y Jacques Toulemonde / Fotografía : David Gallego / Música : Leo Heiblum / Edición : Miguel Schverdfinger / Elenco : José Acosta, Carmiña Martínez, Natalia Reyes, Jhon Narváez / Duración : 125 minutos / Calificación : apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión : muy buena

El de La Guajira es un paisaje alucinante, dicho esto en el mejor sentido de la palabra y en línea con lo que indica el diccionario: "Que causa sorpresa, asombro y una fuerte impresión". En esa inmensidad seca, desértica e inhóspita para el extraño, ubicada en territorio colombiano sobre el punto más septentrional de América del Sur, viven los indígenas wayuu. La lengua, las tradiciones y los rituales de este pueblo originario está en el centro de este fascinante relato, cargado a la vez de hallazgos visuales y de observaciones etnográficas mezcladas virtuosamente con una perspectiva casi clásica en términos de géneros cinematográficos.

Después de ese cruce extraordinario entre memoria oral y pretensiones de modernidad que fue El abrazo de la serpiente , Ciro Guerra (aquí en compañía de Cristina Gallego) ensaya una variante de esa atrapante búsqueda de fusión entre opuestos. Con la estructura de una película de criminales y gánsteres, Pájaros de verano nos muestra la transformación de una comunidad entera y de sus tradiciones cuando en los años 70 aparece la posibilidad de comercializar marihuana, el comienzo de la larga historia del narcotráfico en la región.

Como si el mundo de El padrino se instalara en el mundo de los indígenas colombianos. Los ritos ancestrales perduran mientras se adaptan con crueles resultados a una nueva realidad marcada a fuego por la codicia y las traiciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.