Maligno, el infierno tiene cara de niño: tan infernal como inquietante

Trailer de Maligno - Fuente: YouTube

01:44
Video
Paula Vázquez Prieto
(0)
14 de marzo de 2019  

Maligno, el infierno tiene cara de niño (The Prodigy, Estados Unidos, 2019) / Dirección: Nicolas McCarthy / Guión: Jeff Buhler / Fotografía: Bridger Nielson / Elenco: Taylor Schilling, Jackson Robert Scott, Peter Mooney / Distribuidora: Digicine / Duración: 92 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión: buena

A diferencia de otras películas de posesiones en las que la ambigüedad se sostiene en una delgada línea entre la fantasía de lo sobrenatural y el realismo de la sugestión, Maligno muestra sus cartas de entrada. Dos hechos se conectan en la primera escena: la muerte violenta de un asesino serial y el nacimiento de un niño precoz. Esa coincidencia cósmica es el eje de la puesta en escena del director Nicholas McCarthy, que transita un terreno conocido, pero lo hace con la solvencia necesaria para sumergirnos en el terrorífico camino de lo esperado.

El pequeño Miles demuestra desde su niñez la inteligencia y el conocimiento de un adulto. Al cumplir ocho años (cuando lo encarna notablemente Jackson Robert Scott), sus vínculos sociales están mediados por una hostilidad que lleva a su madre a todas las consultas posibles, desde la medicina hasta las terapias de vidas pasadas. Como le ocurría a Regan en El exorcista, el interior de Miles es un misterio que quien se atreve a desafiarlo carga con las más ominosas consecuencias. Sin virtuosismo ni genialidad, la película consigue instalar un clima de inquietud en la relación entre madre e hijo: sus juegos infantiles, sus estancias a solas en la casa familiar, sus besos de buenas noches se tiñen lentamente de lo inconfesable. Taylor Schilling se ensombrece a medida que la duda y el rechazo se convierten en el signo de que aquello amado y conocido puede ser también el germen del más terrible de los infiernos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?