Top Five: grandes duplas masculinas del cine

Con motivo del estreno de Dos tipos peligrosos, repasamos otros binomios irresistibles
Michael J. Fox y Christopher Lloyd en Volver al futuro
Michael J. Fox y Christopher Lloyd en Volver al futuro Fuente: Archivo
Con motivo del estreno de Dos tipos peligrosos, repasamos otros binomios irresistibles
Milagros Amondaray
(0)
1 de julio de 2016  • 00:42

*1. Marty McFly y el "Doc" Brown (Volver al futuro)

Una de las razones clave por la cual la saga de Robert Zemeckis pasó a la historia es la manera perfecta en la que el realizador supo amalgamar - junto al co-guionista Bob Gale - distintos componentes narrativos que se distanciaron de una mera pose canchera. Así, la banda sonora de Volver al futuro es tan funcional como su vestuario, como esos elementos que representan una forma de concebir la evolución y que se convirtieron en verdaderos objetos icónicos (la hoverboard de M.K. Joseph) . En esta saga lo encontramos todo, desde la impronta juvenil personificada por Marty McFly ( Michael J. Fox ) hasta la sapiencia del Doc Brown (Christopher Lloyd), cuyos idas y vueltas remiten indefectiblemente a lo mejor que ha dado Howard Hawks en los cincuenta, al menos en términos de velocidad en los diálogos.

Volver al futuro no es solo una película inoxidable por ese vigor que le otorga Zemeckis (vigor que volvió a despuntar recientemente en la subvalorada y conmovedora The Walk) sino también por esa dupla que hizo mucho más que borrar las diferencias generacionales en ese viaje que no necesita de carreteras. Como dice el Doc, "si vamos a viajar en el tiempo, tenemos que hacerlo con estilo". Zemeckis lo hizo.

*2. Derek Zoolander y Hansel (Zoolander)

Derek y Hansel en la secuela de Zoolander
Derek y Hansel en la secuela de Zoolander Fuente: Archivo

La corta pero contundente carrera como realizador de Ben Stiller suele ser subestimada, acaso como consecuencia de su prolífico trabajo actoral. Sin embargo, si revemos sus largometrajes nos vamos a encontrar con obras de alto contenido satírico y con films críticos tanto desde una perspectiva social - los GenExers sobre los que tanto escribió David Foster Wallace que pululan en la maravillosa Reality Bites - como desde todo aquello anclado en el entretenimiento más puro (o contaminado, depende de cómo se lo analice) que yace en comedias como Una guerra de película y, claro, Zoolander. Hay muchas similitudes entre ese film metatextual ambicioso y plagado de referencias (no solo al cine bélico sino también a prototipos de actores) y aquel que vino primero, apuntalado por una extraordinaria química entre el propio Stiller y Owen Wilson .

Como sucedía en El insoportable, Stiller muestra la dinámica de dos figuras antagónicas que están en la búsqueda de lo que no tienen. Por lo tanto, cuando Derek percibe en Hansel al amigo impensado para superar sus limitaciones, su sociedad puede abarcar tanto una hilarante orgía como la desactivación de los siniestros planes de Jacobim Mugatu ( Will Ferrell ). Lamentablemente, Zoolander 2 sacrifica los intercambios entre esos modelos "hasbeen/pasados de moda" para abordar sus conflictos de manera independiente, decisión que no siempre funciona a su favor.

*3. Vincent Vega y Jules Winnfield (Tiempos violentos)

John Travolta y Samuel L. Jackson, descomunales en Tiempos violentos
John Travolta y Samuel L. Jackson, descomunales en Tiempos violentos Fuente: Archivo

Más allá de la memorable secuencia de "Royale with Cheese" - secuencia que vendría a ser el primer sinónimo de los nombres Vincent Vega y Jules Winnfield -, las mejores conversaciones entre los personajes de John Travolta y Samuel L. Jackson en Tiempos violentos son aquellas que abordan tópicos de una mayor complejidad, si bien es irrebatible que Quentin Tarantino puede complejizar hasta lo más mundano. Como ejemplo de la lucha de creencias (o de la falta de), nos podemos detener en el instante en el que estos dos sicarios debaten un suceso que les salvó la vida en el mítico diner. Vincent simboliza el nihilismo más puro, el hombre que no se detiene en formular interrogantes dado que prefiere experimentar el aquí y ahora sin la necesidad de analizar la buena o la mala fortuna.

Por el contrario, Jules, uno de los personajes más fascinantes del cine de Quentin, sondea los momentos de claridad como paso previo a propulsar un cambio radical. Donde Vincent ve a "un vago", Jules ve la oportunidad de dejarse intervenir por Dios. Donde Vincent ve un "suceso extraño", Jules ve un milagro. La puja entre ambos la termina ganando Jules, el más fuerte, el hombre que asegura que "la personalidad puede lograr mucho" y que actúa acorde a ese pensamiento, a esa espiritualidad, a ese afán de cuestionarlo todo.

*4. Shaun y Ed (Muertos de risa)

Simon Pegg y Nick Frost en Muertos de risa
Simon Pegg y Nick Frost en Muertos de risa Fuente: Archivo

La primera entrega de la trilogía Three Flavours Cornetto concebida por Simon Pegg y Edgar Wright es una verdadera joyita. Pegg interpreta al Shaun (of the dead) del título original, un hombre completamente enfrascado en su vida rutinaria, discutiendo continuamente con su madre y descuidando a su novia. Su único alivio es frecuentar un pub y entregarse al ocio con la compañía de su amigo Ed (el gran Nick Frost). El momento de epifanía le llega cuando advierte que, por fuera de su microuniverso, hay un mundo que está siendo invadido por una plaga zombie y convierte ese suceso en una oportunidad para activarse. Uno de los aspectos más brillantes de Muertos de risa es que jamás traiciona a su dupla protagónica, dos personas que darán rienda suelta a sus planes insensatos y espontáneos incluso cuando el conflicto requiera de otra clase de cualidades.

En consecuencia, e independientemente de ser una sátira eficaz de un subgénero sobreexpuesto, Muertos de risa es una parábola sobre la depresión y posterior superación personal y, al mismo tiempo, una desatada película sobre la amistad. La última escena, con Shaun y Ed disfrutando de los videojuegos mientras suena "You're My Best Friend" de Queen, es un ejemplo de esa incondicionalidad.

*5. Morton Schmidt y Greg Jenko (Comando especial)

Channing Tatum y Jonah Hill en el hilarante flashback de Comando especial
Channing Tatum y Jonah Hill en el hilarante flashback de Comando especial Fuente: Archivo

Si suelo ubicar a la película de Phil Lord y Christopher Miller - así como también a su secuela - en varios listados es porque se trata de una de las comedias más inspiradas de los últimos años. Las expectativas no eran nada buenas ¿Una adaptación cinematográfica de la serie de 1987 21 Jump Street de la que ya nadie se acordaba? Razones no faltaban para dudar del proyecto que se pusieron al hombro, desde el guión, Michael Bacall y Jonah Hill . Sin embargo, cuando se estrenó en el 2012, Comando especial sorprendió a todos. El principal acierto fue esa autoconsciencia verbalizada por los agentes Morton Schmidt (Hill) y Greg Jenko ( Channing Tatum , ese gran comediante tapado), quienes parodian la compulsión de la industria cinematográfica al hacer films-refritos con gags a prueba de balas.

Desde la forma en la que deciden hacerse amigos (Schmidt es hábil para los exámenes y Jenko para las actividades físicas) hasta esa ruptura que presenciamos en la extraordinaria secuela, el bromance de Comando especial es simplemente hilarante, con Hill y Tatum prendidos fuego.

*DE YAPA, TRES CLÁSICOS:

*Felix Ungar y Oscar Madison (La extraña pareja)

*Henry "Shaw" Gondorff y Johnny "Kelly" Hooker (El golpe)

*Bud Alexander y Lou Francis (Abbott y Costello conocen al hombre invisible)

PARTICIPACIÓN. ¿Qué otras duplas masculinas sumarían al listado?

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.