Cine. Una rivalidad que ni el tiempo pudo curar