Una secuela innecesaria

Diego Batlle
(0)
9 de julio de 2015  

Terminator Génesis (Terminator: Genisys, Estados Unidos/2015) / Dirección: Alan Taylor/ Guión: Laeta Kalogridis y Patrick Lussierm / Fotografía: Kramer Morgenthau / Música: Lorne Balfe / Edición: Roger Barton / Diseño de producción: Neil Spisak / Elenco: Arnold Schwarzenegger, Emilia Clarke, Jai Courtney, Jason Clarke, y J.K. Simmons / Distribuidora: UIP / Duración: 126 minutos / Calificación: apta para mayores de 13 años / En salas 2D y 3D (doblada o subtitulada) / Nuestra opinión: regular

"Soy viejo, no obsoleto", repite una, dos, tres veces el androide interpretado por Arnold Schwarzenegger durante este regreso de la saga que lo hizo famoso. Pero, aunque la frase pretenda sostener la vigencia del héroe de acción austríaco de ¡68 años!, o apostar desde la ironía a la complicidad del espectador, en el contexto del film se parece más a un mantra propio de la meditación para sostener la autoestima.

A 31 años del inicio de la franquicia, Terminator Génesis intenta con escasa fortuna recuperar el espíritu de los dos primeros films de James Cameron y revitalizar una carrera de Schwarzenegger que en los últimos años no ha podido trascender el mero sesgo autoparódico.

Los guionistas Laeta Kalogridis y Patrick Lussier recurren al viejo artilugio de la máquina que permite viajar en el tiempo para que los protagonistas vayan a y vengan de distintas épocas (1984, 1997, 2017, 2029) intentando incidir en el pasado para cambiar el futuro. Kyle Reese (el galán australiano de la saga Divergente Jai Courtney), Sarah Connor (Emilia Game of Thrones Clarke, aquí en reemplazo de la mítica Linda Hamilton), John Connor (Jason Clarke) y el guardián de Schwarzenegger son los cuatro protagonistas de esta suerte de Volver al futuro con bastante más solemnidad que humor (las bromas, además, son poco lucidas e ingeniosas).

En realidad, Terminator Génesis es un poco de todo y mucho de nada. Acumulatoria y derivativa, esta superproducción de 155 millones de dólares de presupuesto a propulsión de efectos visuales 3D (gentileza de Industrial Light & Magic) combina algo de ciencia ficción, un puñado de secuencias de acción y destrucción apocalíptica, un poco de romance y drama familiar, y el resto dedicado al humor poco sutil ya mencionado.

Podía esperarse algo más de Alan Taylor ( Thor: Un mundo oscuro no era ninguna obra maestra pero fluía bastante mejor que esta acumulación de enredos temporales). Así, el recuerdo de las joyas originales de 1984 y 1991 permanece inalterable y, lamentablemente, también inalcanzable.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.