Alejandra Servera y Lucio Capece. Danza y edificios que suenan