De rico desbocado a adicto a la ecología

Harto de los excesos, el bajista se redime
(0)
24 de octubre de 2007  

BOGOTA.- Fue una lección para el británico Alex James haber gastado 2 millones de dólares en... cocaína. Ahora, el bajista de Blur tiene otros intereses: apoyar la lucha de Colombia contra el narcotráfico, y se declara abrumado por la violencia y los daños ecológicos generados por las drogas.

No tan sorpresivamente James se convirtió en promotor de la campaña Responsabilidad Compartida , una iniciativa de la vicepresidencia de Colombia para que los países consumidores de drogas asuman su parte en la lucha contra las drogas, al lado de las naciones productoras.

"La gente en Gran Bretaña sabe que la leche sale de la vaca, pero no sabe de dónde proviene la cocaína", declaró el músico, que lleva varias semanas en Colombia filmando un documental para el programa Panorama de la BBC de Londres, que se emitirá el próximo 19 de noviembre.

Y no tiene problemas en reconocer la cantidad de plata que gastó en cocaína en los años 90, cuando estaba en la cima del éxito con Blur, que fue seleccionada en mayo último como la mejor banda de rock en la historia por los oyentes de más de 200 emisoras británicas.

Agricultor orgánico

El cambio en James es asombroso: ahora el músico se dedica a la agricultura orgánica, es un defensor del medio ambiente y escribe en los diarios londinenses The Independent y The Observer .

Interrogado acerca de su opinión sobre el consumo de cocaína, el artista dijo que no quería ser moralista.

"Lo importante es llegar con un mensaje claro. En Europa creen que el daño se está haciendo aquí en Colombia, lo que es cierto, pero también se está haciendo un daño grande allá", manifestó.

Durante su estada en Colombia, Alex James conoció los cultivos ilegales en las selvas del Guaviare, en el sur colombiano, y en el Parque de la Macarena, en el centro, y se enteró de los 2,2 millones de hectáreas de bosques que fueron destruidas para sembrar coca, materia básica de la cocaína.

También fue a Medellín, Cali y las cárceles de Bogotá en las que están detenidas las mulas o correos de pequeñas cantidades de droga que fueron sorprendidos en los aeropuertos antes de poder cumplir su misión.

Incluso conversó con el presidente colombiano Alvaro Uribe, de quien dijo: "Es un hombre sabio y con mucho coraje", y con el vicepresidente Francisco Santos, que dirige el programa Responsabilidad Compartida .

Sin embargo, cuenta que lo que más le impresionó fue jugar al fútbol con chicos colombianos que habían sido víctimas de las minas personales instaladas por grupos rebeldes en las zonas rurales.

"Es gente muy buena, muy inocente. Creo que un país menos grande que Colombia estaría destruido", expresó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?