Esperanza mía: ¿una comedia de amor naif capaz de destronar a Las mil y una noches?