Mick Jagger y Keith Richards hablan de la reedición de 'Goats Head Soup' y de su tema inédito, "All the Rage"

La reedición deluxe de 'Goats Head Soup' muestra al grupo en la encrucijada de la que saldría uno de sus discos menos comprendidos y un tema inédito: "All the Rage"
La reedición deluxe de 'Goats Head Soup' muestra al grupo en la encrucijada de la que saldría uno de sus discos menos comprendidos y un tema inédito: "All the Rage" Crédito: Aubrey Powell
Patrick Doyle
(0)
4 de septiembre de 2020  • 11:28

Hace poco, Mick Jagger recibió un llamado del sello con noticias: mientras trabajaban en un relanzamiento de Goats Head Soup, el disco del grupo de 1973, el equipo había encontrado unos tracks inéditos. "Pensé: 'Oh, no'", dice Jagger. "Temas inéditos para mí significa trabajo. ¡Cosas que no te gustaron y no terminaste!".

Pero Jagger cambió de opinión cuando escuchó la música. "No está mal", dice. Al poco tiempo, escribió una nueva letra para "All the Rage", un rock que había empezado a componer 47 años antes. "Uno termina los temas como si los hubiera empezado a grabar la semana pasada", dice Jagger. "'¿Dónde están mis maracas? Creo que las dejé por acá'".

Goats Head Soup emergió en un período de incertidumbre para los Rolling Stones. Luego de la exitosa gira de Exile on Main Street, se desparramaron por el mundo: un par de meses después, a fines de 1972, se reunieron en Kingston, Jamaica, para grabar un set de grooves oscuros que no se parecían a nada que hubieran hecho antes. También había un par de experimentos zumbones ("Can You Hear the Music?"), baladas colgadas ("Coming Down Again"), y rocks gruñones ("Dancing with Mr. D."). A los críticos de la época no les gustó, y los Stones rápidamente sacaron muchos de estos temas de sus listas de temas en vivo. "Para mucha gente no es un disco tan apreciado como Exile on Main Street", dice Jagger. "Supongo que me cuento entre esa gente".

Keith Richards se acuerda exactamente de dónde estaba cuando empezó a componer el éxito más grande del disco ese año: en el baño de una clínica de rehabilitación en Suiza, donde había ido para superar su adicción a la heroína. Luego de los tres días más dolorosos de su vida, se le ocurrió una melodía que se transformó en "Angie", una dulce balada inspirada en parte en el nombre de su hija recién nacida con Anita Pallenberg.

Jagger supo que "Angie" sería un éxito en cuanto la escuchó, durante una visita a Richards en Suiza, donde viajó con su propio conjunto de canciones. Después de una década de colaboración muy estrecha, vivían en países diferentes. Richards había huido de Nellcôte, en el sur de Francia, luego de que lo arrestaran por posesión de drogas; las visas para ir a Estados Unidos de los otros miembros de la banda se habían vencido; y ya no podían vivir en Inglaterra por problemas impositivos. "Cuando grabamos Exile, estábamos uno arriba del otro", dijo Richards. "En la época de Goats Head, Mick y yo tuvimos que aprender a componer separados".

Decidieron grabar en Jamaica porque "era uno de los pocos lugares a donde nos dejaban entrar", dice Richards, no demasiado en broma. Billy Preston se unió para tocar el piano y todos trabajaban "como maníacos", de la medianoche a las 10 de la mañana, dice Richards. Jagger bromea que los Stones probablemente sea el único grupo que hizo un disco en Jamaica sin "la más mínima influencia del reggae en ningún tema". En cambio, señala la combinación funky entre las guitarras de Richards y Mick Taylor con el piano eléctrico de Preston: "No es Herbie Hancock, pero le da cierto empuje".

Los Stones grabaron las bases para Goats Head Soup en una semana. En el box set nuevo, podés escucharlos relajándose en una zapada instrumental de "Dancing with Mr. D.". "Muchos temas no los habíamos trabajado antes", dice Richards. "Algunos tienen apenas una hora de vida". Una de sus canciones preferidas es "Winter", escrita por Jagger, y que habla sobre extrañar a una amante. Mick Taylor, que dejó la banda un año después, aporta un solo conmovedor.

"Angie" puso a los Stones otra vez en la cima de los rankings junto a David Bowie y Elton John. En esa época, Jagger le dijo a Rolling Stone que el nuevo disco estaba más enfocado que Exile, pero hoy no diría lo mismo. "Cuando estoy difundiendo discos digo cosas estúpidas como esa", dice ahora. "Hay que tomarlo con pinzas".

Otra vez sopa: los mejores bonus tracks

1. "Heartbreaker" (Instrumental)

El grupo entra en calor con una zapada funky y lenta. La letra de Jagger sobre la brutalidad policial vino después.

2. "Silver Train" (Glyn Johns 1973 Mix)

La mezcla de Johns de este blues-rock de Jagger suena mejor que la del disco original.

3. "Happy" (Live)

El set también incluye un lanzamiento oficial de esta codiciada grabación pirata aparecida en Brussels Affair 1973. Atención con el aullido de Richards.

Desde Rolling Stone USA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.