Opinión. La magia del hacedor