La TV tiró un buen cable