Las Gambas al Ajillo presentaron el libro que cuenta su historia

Alejandro Cruz
(0)
5 de diciembre de 2001  

El jueves último, el vestíbulo del Centro Cultural Ricardo Rojas se parecía a una reunión de ex alumnos que rondan los treinta y pico. El motivo de tanto jaleo era comprensible: María José Gabin presentaba su libro "Las indepilables del Parakultural", una especie de biografía no autorizada de Gambas al Ajillo, ese grupo emblemático de la década del ochenta que la tuvo como una de sus integrantes. Ese grupo que, como señaló una crónica de la época, convirtió a sus cuatro integrantes en verdaderas diosas del escenario porteño, tomando la posta de Nélida Roca y Nélida Lobato.

Claro que ese cuarteto formado por Alejandra Flechner, Verónica Llinás, Laura Market y la propia Gabin (las indepilables en cuestión) manejaban un código mucho más grosero, pero no por eso eran menos diosas, como las Nélidas. Y si las Nélidas coparon los escenarios del Maipo y El Nacional, esas audacesde los escenarios fueron las diosas del Parakultural, aquel subsuelo húmedo de San Telmo regenteado por Omar Viola y Horacio Gabin ("maridos, novios y amantes de casi todas en nuestra larga carrera de esposas, novias y amantes", como dice la petisita Gabin en el mismo libro que la tiene como coprotagonista de esta historia y, a la vez, como cronista subjetiva, divertida y caprichosa del grupo).

Cosas del destino, "las diosas del under" hicieron su último espectáculo en el mismísimo Maipo, usando los mismos camarines que aquellas diosas de las lentejuelas y los biquinis ajustados. Claro que estas cuatro estupendas actrices llegaron para provocar. El propio Alejandro Urdapilleta lo explica en el prólogo de esta edición de los Libros del Rojas: ""¿Qué es lo que pretenden hacer con ese lugar?", preguntaban refiriéndose al Parakultural los respetables teatreros ya establecidos, los vejetes prejuiciosos, envidiosos, traicionando sus propios dictámenes de juventud. Y la respuesta arrasó con todas las dudas. Los teatreros de esos años felices hicieron la tarea renovadora. Las Gambas al Ajillo fueron uno de los principales grupos que a fuerza de talento descomunal libraron aquellas batallas. Además, como si fuera poco, en conjunto y cada una por separado, fueron y son las mujeres más bellas que se han visto en el escenario".

Urdapilleta tiene razón. Fueron las mujeres más bellas de aquellos antros donde pululaban otras grandes figuras de la escena de los años ochenta, como el propio Urdapilleta, Humberto Tortonese, Los Melli o Batato Barea.

Cosas del destino, la presentación del libro fue en la sala que lleva el nombre de Batato y donde las Gambas recalaron después delParakultural. Cosas del destino, antes del acto informal, se paseaba un emocionado Cutuli, otro actor que mamó las enseñanzas de aquel antro , con una estampita con la imagen de Batato que le acababa de dar la madre del desaparecido poeta-clown-travesti.

Y como el clima de la presentación fue tan informal, la gente se ubicó en la sala para ver las imágenes caseras de distintos espectáculos de las Gambas, desde el Parakultural hasta la temporada en el Empire, pasando por "Las Gambas gauchas", el último espectáculo que las reunió en un escenario. Rodeadas de amigos, Flechner, Llinás y Gabin (Market no estuvo, se fue a vivir al campo) se generó una verdadera fiesta de recuerdos y anécdotas, como ocurre (a veces) cuando uno se encuentra con los ex compañeros del colegio secundario. Y las tres, sentaditas frente al público, se largaron a un diálogo tan jugoso como éste:

Flechner: - Ta bueno esto del libro. La primera vez que lo leí fue como una reverenda patada en el or... No llamé a María José por muuuucho tiempo, hasta que un día me la encontré en un cine...

Gabin: -Y lo primero que me dijiste fue: "Hay mucho que corregir..."

Flechner: - ¿Ves? Me arruinaste el remate. Lo que pasa es que es raro que la vida de uno la cuente otro.

Gabin : -Pero después nos amigamos.

Llinás: -Yo tuve que obligarte a que me dieras el libro. Pensé que me ibas a dejar como el c... porque siempre nos peleábamos...

Flechner: -En medio de este cruce, quiero aprovechar este momento para aclarar al público aquí presente que hay muchas cosas del libro que son mentiras.

Llinás:- ... Y debo confesar que después de leerlo no volví a tocarlo durante un largo tiempo....

Flechner: -Porque te daba asco.

Llinás: -¡Noooo! Es que me dio cosa , no somos tan viejas para estar leyendo algo sobre nosotras mismas.

Flechner: - Mirá cuando estemos en la Casa del Teatro recordando...

Gabin: -Por eso mismo, antes de llegar a la Casa del Teatro escribí esto para hacer algo de plata.

Con esta naturalidad y desparpajo demostraron que -si quisieran- podrían volver a un escenario casi sin ensayar, porque hay respuestas, manejos del tiempo y una ironía que saben emplear a la perfección.

Pero las Gambas al Ajillo fueron. Aunque las tres (a partir de enero) vuelvan a compartir las tablas en "Monólogos de la vagina", en La Plaza. Pero en ese caso la apuesta será radicalmente otra. Serán las actrices y no esas tres indepilables que -juntas- se llevaban por delante todo.

Y mientras las imágenes de las Gambas se sucedían, el hijo de Gabin, un adolescente criado en el Parakultural, no paró de filmar a su mamá junto a sus dos amigas, esas que hicieron historia. Como dijo La Negra Flechner, el libro podrá estar lleno de mentiras piadosas, pero, en realidad, poco importa.

Para quienes crecieron en medio de ese clima, "Las indepilables del Parakultural" sirve para ejercitar la nostalgia. Y para aquellos que por una cuestión generacional no llegaron a disfrutar las Gambas, el libro oficia de nexo entre el presente y ese pasado reciente, para que se sepa qué pasó en el clima de fiesta social del cual la Gambas -junto al magnífico Miguel Fernández Alonso- se convirtieron en un referente obligado.

Seguramente, entre las imágenes caseras de los números de las Gambas y las captadas por la cámara digital del hijo de María José se habrá establecido una conexión misteriosa. Tanto como el libro que se presentó el jueves último en el Rojas y que viene a cerrar una época.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.