Luis Ortega tuvo que dar de baja la venta de su Martín Fierro