MasterChef: el día que el jurado consideró que nadie merecía ganar