Buena música en la Fundación San Rafael

(0)
30 de abril de 2004  

Concierto de música de cámara con miembros de la Camerata Lysy Gstaad, de Suiza, la pianista Paula Peluso, Alberto Lysy y Edgar Pujol (violines), Ettore Causa (viola) y Pablo De Naveran (chelo). Programa: Sonata en Sol Mayor, para violín y piano, de Guillaume Lekeu; "Abendlied", para violonchelo, de Josef Haselbach, y Quinteto Op. 44, con piano, de Robert Schumann. Organizado por la Asociación de Intérpretes Clásicos Argentinos. En el auditorio San Rafael.

Nuestra opinión: excelente

Fue un concierto estupendo por la elección del programa y la calidad excepcional de los instrumentistas visitantes, miembros de la Academia Menuhin de Gstaad, Suiza, formados con Alberto Lysy y secundados en forma brillante por la pianista nacional Paula Peluso, que en cada una de sus presentaciones muestra excelencia para integrarse al terreno de la música concertada.

La primera pieza, la más valiosa obra del compositor belga Guillaume Lekeu, la Sonata para violín y piano en Sol Mayor, provocó inusitado placer auditivo, no sólo por la muy buena ejecución de Alberto Lysy con Paula Peluso, sino también por el atractivo y la belleza de conocer una de las pocas composiciones de un autor que murió a los 24 años, dueño de un talento impresionante al punto de haber sido distinguido por el virtuoso Eugene Ysaye, que le encargó esta sonata.

Luego fue impactante la ejecución del violonchelista Pablo De Naveran, de sonoridad hermosa y voluminosa y una técnica de ejecución infalible, virtudes que contribuyeron al gozo de una composición igualmente seductora del contemporáneo suizo Josef Haselbach, oportunidad en la que el numeroso público (hubo que agregar sillas en los pasillos laterales) ofreció una prolongada ovación.

Cumbre de Schumann

Por último, en la segunda parte, se escuchó una impecable ejecución del célebre Quinteto con piano Op. 44, de Robert Schumann, probablemente el primero de la especialidad -los anteriores quintetos conocidos con piano, uno de Hummel y otro de Schubert, llevan contrabajo en la formación-, que fue ofrecido en perfecto estilo, con una demostración de idoneidad y humildad manifiesta de Lysy, haciendo música en una amalgama ideal, como exige la música de cámara, en tanto Peluso brilló a gran altura.

No hay que olvidar que la partitura, evidentemente una obra que simboliza como ninguna la estética romántica hasta fines del siglo XIX, fue escrita para Clara con marcado protagonismo del piano.

El conjunto acertó en lograr la luminosidad y la dinámica que fluye sutilmente de la obra, razón por la cual fueron justificados el jubiloso aplauso y los pedidos de más música. "Capriccio", de Félix Mendelssohn, cristalino, rítmico e inspirado, y un tango, "El último pucho", de Lysy, armonizado para el grupo, fue el agregado para una reunión musical de primer orden.

Toda la temporada

La Asociación de Intérpretes Clásicos Argentinos, que preside la pianista y pedagoga Dora Andreau, organiza la nueva edición del ciclo de música de cámara de la Fundación San Rafael, que se inició con Alberto Lysy y continuó con el dúo de violín y piano Rutkauskas-Aquaviva. El ciclo seguirá con los siguientes artistas:

29 de mayo: Trío Argentino. Obras de Lalo y Brahms.

12 de junio: Orquesta de Cámara Scherzo, con dirección de Mauricio Weintraub. Obras de Reger, Glazunov y Nielsen.

7 de agosto: Rafael Gintoli y Paula Peluso. Obras de Brahms.

21 de agosto: Orquesta Juvenil de Cámara del Congreso Nacional, con la dirección de Rolando de Piaggi.

18 de septiembre: Manfredo Zimmermann y solistas.

2 de octubre: Orquesta Comunidad de Palermo, dirigida por Jaime Braude.

16 de octubre: Cuarteto Vivace y el clarinetista Ariel de Vedia.

4 de noviembre: Gintoli, Marcela Magin (viola), Jorge Bergero (chelo) y Paula Peluso. Homenaje a Fauré.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.