Dylan y Baez, tan actuales hoy como en los sesenta